Internacional

Sacerdote, en Colombia, inventa una ‘Cristoambulancia’ para emergencias espirituales

En Marinilla, oriente antioqueño de Colombia, un sacerdote se ingenió la forma de llegar al ‘rebaño descarriado’. Busca llegar a los pecadores para escucharlos y confesarlos.

“Vamos a tratar de ir a buscar a nuestros fieles, a nuestras ovejas descarriadas y llevarlas a un momento de oración”, dice el padre Raúl Bedoya, sacerdote de Marinilla a quien se le ocurrió una estrategia para confesar a esos creyentes que ya no se acercan a la iglesia.

Convirtió su carro en una ambulancia, pero no es una común y corriente.

Más que heridos o enfermos, atiende otras urgencias; las del espíritu.

Tiene adaptada una sirena y un confesionario.

“Hacía mucho tiempo que yo no visito una iglesia, yo rezo en la casa y he sido católico y este momento es espiritual, estar en mi labor y llegar el señor Jesús a mi lado”, expresó Leonel Vargas, feligrés de la ‘Cristoambulancia’.

El padre Raúl es como el médico, en su ‘Cristoambulancia’, recorre las calles de Marinilla, cura a quienes no van a misa, no comulgan o no se confiesan.

“Hay que ir a buscar esos hombres y esas mujeres que están en un estado crítico para darles paz, para darles esa salud que solamente Dios puede regalar”, asevera el padre Raúl Bedoya, sacerdote de la ‘cristoambulancia’.

El curioso vehículo se roba la atención de la gente. Un altar, una silla, un megáfono, un micrófono y un acto de contrición es todo lo que se necesita.

“También damos información de algún sacramento en particular como el matrimonio, bautizo, confirmación, el que los fieles necesiten”, agrega el sacerdote Raúl.

Todos los días el padre Raúl y su Cristoambulancia buscan y devuelven al buen camino el rebaño descarriado que ya no va a la iglesia.