Destacadas

QUE REINE EL ESPIRITU DE LA VERDAD Y LA VIDA Homilía de Cardenal Terrazas

Homilía de Cardenal Terrazas

Domingo 27 de enero de 2013.

Al iniciar la procesión de entrada, el pueblo de Dios en la Catedral de San Lorenzo Mártir reaccionó con aplausos ante la grata presencia de su pastor, Cardenal Julio Terrazas Sandoval. El “Tata” como le llama su pueblo, se halla en proceso de recuperación después de una delicada intervención quirúrgica.

Luego de saludar a sus “muy queridos hermanas y hermanos”, como suele llamar a la feligresía, no quiso pasar por alto la fiesta de su tierra natal que el 26 de enero celebró un aniversario más de fundación. Con buen sentido del humor saludó a los vallegrandinos que “a esta hora estén despiertos…

En su homilía  hizo un llamado para que “reine el Espíritu de la verdad, de la vida” indicó que “nos toca trabajar para que el espíritu de la vida se imponga a pesar de que últimamente los signos de muerte se han impuesto escandalosamente” haciendo referencia a los 80 muertos y 170 heridos que arrojaron los accidentes viales durante los últimos 10 días. Reiteró que no basta escuchar las explicaciones que siempre escuchamos “que estuvo borracho, que fallaron los frenos” sino que debemos preguntarnos dónde están las autoridades que deben hacer control sobre esto y pidió que esa responsabilidad “no la pasemos unos a otros”.

Exhortó a los ciudadanos para que entiendan que “la carretera no es una pista para correr sino es un espacio para trasladar gente”. Cardenal Terrazas fue enfático al decir que “no podemos hacer de nuestras carreteras centros donde cada uno puede demostrar que es el mejor piloto”.

En referencia a los resultados del Censo Nacional de Población 2012 publicados por el gobierno boliviano, acotó que “la Palabra del Señor es Espíritu y vida”, y es ese Espíritu  “el que debería tener también el resultado que tanto ha esperado Bolivia, con el censo, espíritu de alegría optimismo y verdad, alejando para siempre cualquier indicio de desconfianza” El Arzobispo recordó que antes de la realización del Censo, invitó al Pueblo de Dios a que piense en la importancia de este trabajo y se unió al concierto de voces que apuntalaron esta tarea, no sin dejar de manifestar su deseo de que los resultados no sean manipulados. En ese contexto explicó que “no se condene a quienes han hecho bien o mal el censo, si no pedimos que todos veamos el interés de nuestra patria que necesita que todos se levanten para construirla y no que unos privilegiados la construyan a su manera”.

Hizo un llamado a todos los responsables de la dirección del pueblo para que entiendan que es importante llevar al pueblo a hacer lo que dice Dios que es bueno para su pueblo y no le impongan al pueblo hacer lo que ellos entiendan como bueno.  “Hay que decir sí al reino de Dios y no al reino de la injusticia y la maldad, Hay que decir sí al reino del amor y no al reino del odio y rencor”.

Recordó que Dios se alegra de que su pueblo coma bien, tome el mejor vino pero que no se olvide de compartir con el que no tiene nada, “ese es el secreto del verdadero compartir”. Dios no dice “vayan y quiten las tierras a otros o  vayan y atropellen, sino compartan con los que no tienen” finalmente exhortó a apoyar a las familias de los que han muerto por los accidentes inhumanos que se han producido estos días.

En otra de las partes de su homilía Cardenal Terrazas manifestó que “sigue habiendo hambre, que se siguen multiplicando las cárceles, que hay nuevos esclavos, que hay ceguera” pero recordó que El señor tomará la palabra movido por el amor del Espíritu, la vida, y curara los enfermos pues las cárceles tienen que abrirse…”

Hizo otro llamado a su pueblo para que “no esperemos mañana, ni estemos soñando o llorando por un pasado que no se va a repetir jamás. Tenemos que ser capaces de escuchar hoy al Señor”. Recordó a su pueblo que este es el año de la gracia, de la bendición de Dios, de la fuerza del espíritu para poder trabajar por el bien de los demás por tanto se puede hacer frente a tanta maldad UNIDOS en espíritu creativo para encontrar soluciones y no como se pretende hacer que todos sigan una sola idea o un solo pensamiento.

Haciendo referencia al tiempo de carnaval exhortó y llamó todos para que en estos tiempos en que se derrochan alegrías y danzas, se mire “al que no pude alegrarse, a aquel que no puede danzar, a aquel no puede disfrazarse,  aquel que  no puede disfrutar de bailes y pensar en  ¿Qué hacer para que participen otros?”.

Al concluir su homilía, Cardenal Terrazas recordó que “la Palabra es Espíritu” y llamó a toda la ciudadanía boliviana a que “creemos mayor Espíritu en nuestra sociedad y creemos mejor vida para todos y no privilegios para algunos”.