Internacional

Primera visita del Papa a una parroquia romana

Este domingo 26 de mayo, domingo de la Santísima Trinidad, el papa Francisco realizó, por la mañana, una visita pastoral a la parroquia romana de los Santos Isabel y Zacarías, donde presidió la Santa Misa y dio la primera comunión a 16 niños y distribuyó la Comunión a otros 28.

La celebración tuvo lugar al aire libre en la plaza que se encuentra frente a la parroquia del municipio de Prima Porta que cuenta con una población de casi siete mil habitantes.

Concelebraron con el obispo de Roma el cardenal vicario Agostino Vallini, el obispo auxiliar del Sector Norte de la diócesis del Papa, Mons. Guerino Di Tora, el Párroco Benoni Ambarus y el vicario parroquial Giovanni Franco.

Durante la homilía el papa habló de la visitación de María a Isabel y recordó las palabras del Evangelio que dicen que la Virgen fue “con prontitud” a visitar a su prima. “Es bonito pensar que ella va con prontitud”, dijo el papa. Es algo que “tiene dentro del corazón” y “lo hace para ayudar”. María siempre acude con esa prontitud porque “somos sus hijos” y “porque nos ama” explicó. Y es que cuando está la madre cerca “se camina mejor” recordó el papa Francisco.

Además la Madre, afirmó, “nos ayuda a entender bien a Jesús, cómo es Jesús, quién es Dios”. Con la sencillez de un párroco que habla con los niños que van a recibir por primera vez la comunión, les explicó qué es la Trinidad, y preguntándoles y haciéndoles participar les recordó que el Padre es el creador, el Hijo vino a salvarnos y el Espíritu Santo nos ama. Del mismo modo, les recordó que la fuerza para caminar nos la da Dios en la comunión, es Jesús que “viene a nuestro corazón”.

El santo padre administró el sacramento de la Eucaristía a 16 niños y dio la comunión también a otros 28 que habían recibido el sacramento los domingos pasados.

Tras la bendición final del papa, el párroco invitó a los niños, vestidos con sus trajes blancos, a subir al altar. Tal y como pidió el primer día que salió a la plaza de San Pedro, santo padre “rezamos por usted cada día” confirmó el párroco, y al igual que ese día pidió la bendición de los fieles, los niños de la primera comunión le cantaron al papa un bello canto a modo de bendición al Papa, mientras el santo padre se inclinaba y besaba a cada niño. Al finalizar la canción los niños se agruparon en torno a él para abrazarlo y saludarlo y con mucha complicidad el papa recordó que todo cristiano puede bendecir, porque “bendecir” es “decir bien” y ésto todos tenemos que hacerlo.

A continuación, el papa Francisco saludó a los colaboradores parroquiales e hizo entrega al párroco de un cáliz, como recuerdo a la parroquia.

Antes de partir, el obispo de Roma, subido al jeep descubierto seguía saludando a los fieles y con especial atención por los niños, reunidos en los alrededores de la parroquia, mientras le coreaban ¡gracias!+