Potosí

Potosí vivió la celebración del Corpus Chico

El repique de campanas de San Antonio de Padua anunció la salida de la Santa Eucaristía por las calles céntricas de la ciudad de Potosí, acompañado de la feligresía.

La comunidad católica potosina vivió ayer a plenitud la fiesta del Corpus Chico, una actividad que se realiza el primer domingo después de la celebración de la Exaltación de la Cruz.

En el templo de San Antonio de Padua (San Francisco) a los pies del Cristo de la Vera Cruz, Patrono de la ciudad de Potosí, se realizó la misa de acción de gracias y motivo de alegría de la segunda procesión del año del Santísimo Sacramento, un privilegio que la Villa Imperial comparte solamente con las ciudades de México, Sevilla en España y Roma en Italia.

El celebrante de la misa, fray Giovanni Eugenio Natalini, guardián del Convento de San Francisco, recordó en la Homilía la presencia de Jesús en la Eucaristía y con el presente la lógica de Dios del pleno amor.

Después de rezar “El Padre Nuestro”, la población que asistió al acto litúrgico entonó el Himno Nacional acompañados de una banda de música.

Luego de la misa y de fondo el repique de las campanas del templo, se realizó la solemne procesión del Santísimo Sacramento dentro de la Custodia llevado por Fray Natalini, acompañado de los miembros de la agrupación Caballeros de Honor del Señor de la Vera Cruz cargando el Palio.

En la procesión que recorrió las principales calles del casco viejo de la ciudad, participaron las señoras de la Orden Franciscana Seglar, cofradías y los pasantes de la fiesta del Patrono de Potosí, la familia y parientes de Reynaldo Cors Careaga.
En el recorrido de la procesión se armaron altares en puertas de los domicilios y esquinas con arreglos florales, velas, incienso y en su mayoría imágenes y fotografía del Cristo de la Vera Cruz.
Los devotos que participaron ayer, comentaron que falta difusión de la fiesta, de ahí la ausencia de autoridades y más gente.

Fortalecimiento

El conventual franciscano, Justo Rocha, comentó que la fiesta de Corpus Chico es una forma de fortalecer y potenciar el reconocimiento de la presencia de Cristo en nuestras vidas.

Explicó que con esta actividad se mira una iglesia suplicante con un cristo radiante por ver más allá, cuando la vida vence a la muerte.
Dijo que son custodios de tanta riqueza espiritual que se practica en la iglesia y anfitriones de estas fiestas tradicionales de la exaltación de la Cruz, como sucede con el señor de Quillacas o de los Milagros, en Lima.