Internacional

PIDAMOS A MARÍA EL FIN DEL TERRORISMO, ALIENTA ARZOBISPO PERUANO

(LIMA) El Arzobispo de Piura y Tumbes (Perú), Mons. José Antonio Eguren, llamó a los peruanos a cerrar filas contra el terrorismo y pedirle a la Virgen María su intercesión para que desaparezca este flagelo del país que amenaza con reaparecer sembrando más muerte y destrucción.

“Hoy en día en que vemos con preocupación que el terrorismo demencial y diabólico de Sendero Luminoso trata de reorganizarse ideológica, política, táctica y estratégicamente mediante nuevas organizaciones (…), debemos volver nuestra mirada a la Virgen y pedirle su intercesión y ayuda maternal para vernos libres del terrible mal y flagelo que es el terrorismo”, expresó durante la Misa celebrada en honor a la Virgen de las Mercedes.

Mons. Eguren recordó que la captura de Abimael Guzmán, líder de Sendero Luminoso, se produjo el 12 de septiembre de 1992, cuando “se cumplía el primer aniversario de la campaña lanzada en aquel entonces por los Obispos del Perú denominada ‘La Paz del Perú bien vale un Rosario’”, impulsada por el entonces Obispo del Callao, Mons. Ricardo Durand Flores; y cuando la Iglesia celebra la fiesta del Santísimo Nombre de María.

“Son dos hechos que nos demuestran que unidos a Santa María, Madre de todas las Mercedes como la llamaba el Mariscal Cáceres, somos capaces de vencer al mal y abrir al Perú el camino a la gloria”, afirmó este lunes.

El Arzobispo de Piura y Tumbes también condenó la muerte de soldados y policías en el Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM) a manos del narcoterrorismo.

Mons. Eguren se refirió al caso del suboficial del ejército Johny Amador Huatarongo Huamán, “última víctima del narcoterrorismo en el VRAEM, quien antes de morir había escrito: ‘Cada uno de nosotros tenemos una misión muy importante en nuestras vidas y lo más importante es llevar siempre en nuestros corazones a Dios’. Ejemplos como el suyo enaltecen a nuestras Fuerzas Armadas y son fuente de inspiración para sus compañeros”.

“Las virtudes humanas exigidas por vuestra vocación militar, como son entre otras, el valor, la obediencia, la abnegación, la disciplina, el compañerismo, la honestidad, se encuentran más garantizadas y ennoblecidas cuando la fe, el sentido cristiano del sacrificio y de la fraternidad las ilumina e impregna”, afirmó.

Durante la homilía, Mons. Egure también pidió al Gobierno de Ollanta Humala equipar “adecuadamente a nuestras Fuerzas Armadas para que éstas recuperen en el más breve plazo su capacidad defensiva y disuasiva” frente al terrorismo.

Finalmente, exhortó a la población a formar “un gran movimiento de unidad nacional contra el terrorismo donde todos los peruanos con o sin uniforme, cerremos filas contra él, condenándolo claramente y sin ambigüedades, porque el terrorismo es profundamente inhumano, antievangélico y enemigo de la dignidad de las personas y de la convivencia social”.

El Delegado de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) para las Causas de los Santos, monseñor Santiago Olivera, obispo de Cruz del Eje, ha hecho saber que está preparando la Jornada nacional de Oración por la Santificación del Pueblo Argentino y la Glorificación de sus Siervos de Dios que, como todos los años, por disposición del Episcopado, se celebra el 1º de noviembre, solemnidad de Todos los Santos.

Con ese propósito la Delegación ha hecho imprimir un afiche para ser exhibido en templos, colegios y lugares públicos, y estampas para distribuir a los fieles. Ambas cosas se pueden solicitar en la sede de la CEA (Suipacha 1034, Buenos Aires), Servicio del Libro, correo electrónico: libro@cea.org.ar

Asimismo, la Delegación elaboró un guión para la misa de ese día, que también se puede solicitar en la CEA. Tras una oración en la que se pide a Dios que sean glorificados con la corona de los santos aquellos hombres y mujeres que en nuestra tierra han dado frutos evangélicos siendo testigos de la fe, el texto de la preparación habla de la alegría de la fiesta de Todos los Santos, en la que “nos reunimos para unir nuestra voz de acción de gracias a la voz de todos los hombres y mujeres que a lo largo de la historia han aceptado a Dios que los llama a seguirlo. Todos los hombres y mujeres que han sabido ser pobres, trabajar por la justicia, actuar como mensajeros de paz. Y en especial pediremos por la santificación de nuestro pueblo argentino y por la glorificación de nuestros beatos, venerables y siervos de Dios”.

Se invita a escuchar una breve reseña de la vida de la venerable María Crescencia Pérez, religiosa del Huerto, que será beatificada en Pergamino el 17 de noviembre. Dicha reseña está la final del guión, en hoja aparte.

En la oración de los fieles, orando “Padre, escucha a tu pueblo y hazlo santo”, tras peticionar por la Iglesia, por el Papa y los obispos, se pide “por los pobres, los que lloran, los perseguidos, los que trabajan por la paz, para que tengan la gozosa certidumbre de que el Reino de los Cielos les pertenece, y así lo están construyendo en la santidad; por los seres queridos que nos han precedido en el camino de la fe, para que vivan con los santos en la vida de Dios; por todos los católicos, para que aumente constantemente en nosotros la fe, la esperanza y el amor, que es la semilla bautismal de nuestra santidad; y para que pronto seamos iluminados y guiados en nuestro camino de santidad, como pueblo de Dios, por la “luz, el faro” de nuestros beatos, venerables y siervos de Dios argentinos, viéndolos reconocidos en nuevos pasos de su glorificación”.