Cochabamba

Pbro. Galo pidió perdón por el poco interés a los niños

Mientras celebraba misa en la Catedral Metropolitana, ante medio millar de niños de centros de acogida de Cochabamba, el padre José Galo pidió “perdón por el poco interés que tenemos en la niñez”.

La misa –promovida por la Comisión de Promoción Social del Arzobispado, con el apoyo de la Universidad Católica Boliviana de (UCB) Cochabamba, Aldeas Infantiles S.O.S., Aldeas Cristo Rey y la Unidad de Bomberos– se realizó “para agradecer por la vida de los niños”, indicó Ana Karina Tapia, jefa de la institución organizadora.

Parece apropiado dar gracias por la vida de estos jóvenes ciudadanos, sobre todo considerando que solo en lo que va del año más de dos mil de ellos ya fueron violentados de alguna forma en Cercado, como informó el jefe de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia, Juan Carlos Sánchez.

Durante la homilía, Galo lanzó otra reflexión. “No basta que nuestras oficinas tengan tantos letreros con los derechos de los niños, no basta que haya tanto discurso sobre esos derechos si no entran en nuestro corazón, si no los grabamos en nuestra cabeza no sirven”, recalcó, secundado tras la celebración por la Directora del Programa de Acogimiento Familiar de Cochabamba de Aldeas Infantiles S.O.S., Lucy Maldonado.

Para ella, el derecho de la niñez más vulnerado en Cochabamba es principalmente el de “vivir y desarrollarse con respeto y amor en una familia”, sin descartar que son muchos más los ignorados.

“Son parejas jóvenes las que están vulnerando los derechos de sus niños”, señaló en referencia al alarmante índice de violencia promovida por los padres y madres, mismos que hacen pareja y familia desde edades muy tempranas.

“Lo que piden es solidaridad y ayuda”, expresó al respecto el secretario de Desarrollo Humano de la Alcaldía, Andrés Cuevas, quien participó de las peticiones del rito, añadiendo que tanto él como todas las personas en funciones públicas deben responder a ese llamado, sin excluir a la ciudadanía.

En esta línea, para la directora del Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges), el trabajo de las instituciones no debe eximir a las familias de la educación y protección de los niños.