Santa Cruz

#PapaenBolivia Se descarta el cambódromo para la misa central del papa

El cambódromo no va y todo apunta al Cristo. Los ministros de Defensa, Reymi Ferreira, y de Gobierno, Hugo Moldiz, confirmaron que el cambódromo fue descartado por el Vaticano como escenario de la misa principal que celebrará el papa Francisco en Santa Cruz.

“Está totalmente descartado, no por voluntad nuestra, sino por decisión del Vaticano, de la Iglesia, que tiene sus motivos muy respetables (…) Por lo que hemos escuchado el tema es el objeto central del cambódromo, que es el carnaval, y quizá eso no va con el motivo sacro y religioso que inviste el santo padre”, explicó. Ferreira dejó entrever que todo apunta a que el Cristo será el lugar de la misa multitudinaria del 9 de julio, a pesar de que existe como una última opción el aeropuerto El Trompillo.

Esta es una de las conclusiones a las que se llegó después de una intensa jornada junto con la comisión de seguridad del Vaticano que ayer visitó Santa Cruz. De los 14 integrantes de esta comisión, al menos la mitad se trasladó hasta tierra cruceña y el resto se quedó en La Paz, procedente de Ecuador.

Doménico Giani, inspector general del cuerpo de gendarmería del Vaticano, encabezó la comisión que llegó al salón de la parroquia La Santa Cruz cerca de las 10:30, junto con el nuncio Giambatistta Diquattro, donde se reunieron con los ministros de Gobierno, de Defensa y de la Presidencia, además de autoridades de la Iglesia, entre ellas el responsable de la Conferencia Episcopal Boliviana para la organización de la visita del papa, monseñor Aurelio Pessoa.

La casa del cardenal
Cerca del mediodía, la comisión del Vaticano inició la visita a cada uno de los lugares donde estará el Pontífice. Luego de una inspección en la casa del cardenal Julio Terrazas, el ministro de Gobierno, Hugo Moldiz, confirmó que el santo padre pernoctará en esa residencia durante su estadía en Santa Cruz, entre el 8 y el 10 de julio.

También se dio a conocer que el papa llegará de Ecuador en un avión de la aerolínea estatal boliviana, BoA, y que aterrizará en el aeropuerto Viru Viru.

El ministro Ferreira explicó que se hará un segundo cordón de seguridad, igual al que se creó en la cumbre del G-77, desde el mismo aeropuerto.
Una flotilla de al menos 12 helicópteros estará a cargo del control aéreo, aunque el número podría aumentar en caso de que se necesite. Policías y militares, de uniforme y de civil, vigilarán al papa por tierra y aire.

Ayer también hubo inspección aérea. La comisión del Vaticano y los ministros, a bordo de un helicóptero Super Puma se dirigieron a la cárcel de Palmasola donde la nave aterrizó en la cancha del penal. En el lugar se inspeccionó el régimen abierto o PC-4, donde se realizará el encuentro de los reclusos con el papa, el viernes 10 de julio.

Vía aérea también se sobrevoló el Cristo, el colegio Don Bosco, la casa del cardenal y el aeropuerto El Trompillo.

Se confirmó que el coliseo cerrado del colegio Don Bosco será sede del encuentro entre el papa Francisco y diferentes grupos juveniles. De hecho, estudiantes de la prepromo y la promoción de ese establecimiento educativo comentaron que estarán en ese evento el jueves 9.

Un control riguroso

El líder de la comisión del Vaticano, Doménico Giani, un hombre de porte atlético, ojos claros y de casi dos metros de altura, se mostró cauteloso con la prensa. Durante el recorrido evitó hacer declaraciones oficiales, pero ante la pregunta de EL DEBER si le gustó la ciudad, Giani respondió con su acento italiano: “Muchísimo”.

“Los periodistas en todo el mundo son lo mismo”, dijo en voz alta y sonrió al salir de la casa del cardenal, tras verse acosado por las cámaras. Al final de la tarde, la comisión viajó a la sede de Gobierno para inspeccionar la ruta del papa, desde El Alto hasta la ciudad de La Paz