Cochabamba

PADRE NICOLÁS BEUMER: «LA COMUNIDAD ES LA EXPRESIÓN MÁS AUTÉNTICA DE LA FE»

El padre agustino Nicolás Beumer llegó a Bolivia por primera vez en 1951 cuando aún no se había creado el Colegio San Agustín en Cochabamba. Si bien no fue uno de los fundadores de este colegio, formó parte del plantel docente por más de 20 años, enseñando  religión en este establecimiento, conocido por su excelente nivel académico.

El padre Nicolás, considerado un gran orientador con sentido crítico y con un gran compromiso con Bolivia, visitó el país luego de varios años de radicar en su país natal Holanda, visita que OH! aprovechó para charlar con él sobre el colegio, su filosofía y algunos temas de la Iglesia Católica, como la situación actual de las vocaciones sacerdotales.

OH!: ¿Cómo llega a Bolivia?

Llegué en 1951 porque la idea era tener una casa de formación agustina. La idea era atraer a jóvenes bolivianos a la vida agustiniana. En 1952 nació el proyecto de hacer un colegio en Cochabamba y tomó unos años más en hacerse realidad. El objetivo era levantar una obra educativa que ayudara en su desarrollo y en su composición social con estudios serios y minuciosos. Si bien no estuve en la fundación y no participé en la elaboración del proyecto, luego de estar en La Paz en una parroquia y en los Yungas trabajando con los campesinos, regresé a Cochabamba para ser profesor de religión en el San Agustín.

OH!: ¿Qué opina de la formación que brinda este colegio? ¿Se han cumplido los objetivos con los que fue creado?

Creo que sí se ha logrado un colegio que responde a las necesidades de una juventud y a las necesidades de Bolivia. En ese entonces era ya una sociedad moderna porque se pasó de una etapa agrícola a la modernización y creíamos que debíamos dar una respuesta. Gracias a Dios, creo que se ha logrado uno de los cometidos que era y es transmitir conocimiento. Nuestro sistema consiste en ayudar al alumno a investigar y a tener un espíritu crítico, analítico, ayudándolos a ser creativos.

OH!: ¿Y cómo lo logran?

No sólo se trata de enseñar en aulas sino en los laboratorios y con prácticas para que el alumno adquiera ciertas habilidades y para que en el futuro sea un profesional que pueda aportar. Es un colegio que ha adquirido prestigio en Bolivia por la forma de enseñar y lo interesante es que la mayoría de los estudiantes al aplicar el conocimiento descubre su gusto por la materia práctica.

OH!: En esta visita y luego de varios años ¿cómo ve al colegio hoy en día?

Luego de varios años de que los agustinos estuviéramos a cargo, entregamos el colegio a ex alumnos y creo que ha sido una decisión acertada. Ellos ya estaban empapados del sistema como para continuar y por lo que he visto en estos días, todo marcha muy bien y se continúa con el mismo cometido.

OH!: ¿Cuál considera que fue y es el principal cometido?

Si bien es fundamental el aspecto académico, la formación cristiana es lo principal porque no sólo se trata de formar profesionales, sino se debe ir más allá de eso. Se trata de formar gente cabal. ¿De qué sirve un profesional mal educado o corrupto? Por ello buscamos formar gente de bien tal como Dios quiere. No se trata de construir iglesias, templos, peregrinaciones, sino de formar personas humanas que aporten al beneficio del país.

Un aspecto que ha ayudado mucho a que el colegio siga esta línea se debe a los grandes directores como el padre Guillermo y después otros que continuaron y empujaron la obra como el Padre Jaime. Asimismo, tuvimos gente muy profesional en el área técnica  para los talleres de motores de explosión y electricidad y en el laboratorio de física y química.

OH!: ¿La religión es determinante para que un alumno ingrese al San Agustín?

Fue, hasta donde sé, el primer colegio en Cochabamba que no exigía que los padres fueran católicos. Simplemente debían querer que su hijo estudié en el San Agustín. Fue algo revolucionario para ese entonces. De hecho un aspecto que llamaba la atención es que al principio no teníamos capilla y mucha gente protestaba por ello. Pensaban que no había las prácticas tradicionales.

OH!: ¿Por qué sólo en Cochabamba y no otras ciudades?

Realmente no sé, pero muchos tenían problemas para vivir en la altura y por ello quizá buscaron un lugar donde podíamos respirar mejor (ríe). Pero los agustinos estamos en todos los países de Latinoamérica y Centroamérica donde se tienen colegios y con los que periódicamente se tienen encuentros para intercambiar experiencias.

OH!: ¿Cuál ha sido la participación de los agustinos en la Normal Católica?

Los agustinos desde el principio se han interesado en la Normal Católica porque han considerado que para el futuro de Bolivia se deben tener buenos profesores. Hemos participado inclusive económicamente para ayudar a construir la Normal Católica y después también se ha colaborado con Infocal.

OH!: ¿Qué puede decir sobre la vida agustina?

El núcleo de la vida agustiniana es ante todo formar comunidad. Para nosotros la comunidad es la expresión mas auténtica de la fe cristiana. Buscamos dar el testimonio de que es posible convivir con personas de diferentes culturas, ambientes sociales, etc. Damos gracias a San Agustín que ha insistido sobre esto y sin grandes teorías. Lamentablemente, hoy en día no hay vocación.

OH!: ¿Por qué considera que no hay vocación?

En Europa no hay vocación. Nosotros, los agustinos, hace 30 años que no tenemos ningún candidato a la vida religiosa. En Holanda todos somos mayores y esto se debe al bienestar que busca la gente sobre todo en los últimos años que se ha dado por el individualismo, cada cual con sus cosas y el interés por lo material. Es muy preocupante ver a dónde va este tipo de sociedad. La vida sacerdotal justamente tiene otra perspectiva que es un camino más allá de lo material, pero la globalización, la comercialización y otros aspectos de la vida humana han influido para que la gente tome distancia de instituciones como la Iglesia, sobre todo en Europa donde la Iglesia está al margen de la sociedad. En Latinoamérica creo que todavía es un poco diferente aunque ya se están infiltrando la globalización y secularización, pero la ventaja es que la Iglesia todavía puede prepararse mejor ante esta situación.

OH!: ¿Qué opina del celibato? ¿Podría ser una de las causas por las que hay pocos candidatos a la vida religiosa?

El celibato en sí no es el problema porque la Iglesia protestante está en la misma situación; sus pastores pueden casarse y tener familia pero tampoco se encuentran ahora personas con vocación. El problema no está en el celibato pero sí creo que en el futuro van haber cambios serios. Da la impresión que todavía es algo obligatorio y podría ser facultativo y quizá pueda haber una tendencias a no ser tan estrictos en las exigencias. Espero que así sea pero por ahora no se puede discutir estos asuntos.

Por otro lado, pienso que hemos recibido golpes duros sobre todo con la publicación exagerada sobre el abuso a menores. Para mi ha sido injusto en el sentido de que esas cosas no sólo han ocurrido en la Iglesia Católica, pero se ha hecho una publicidad horrenda a esto y no ha sido favorable.