Análisis

P. Gonzalo Quisbert: Papa Francisco “La próxima Semana estaré en vuestra tierra”

Estamos a pocos días de la llegada del Papa Francisco a la tierra boliviana. La alegría se vive, se siente porque los medios de comunicación, como las redes sociales, han ido informándonos de este gran acontecimiento, que por cierto, después de 25 años de la primera visita de Juan Pablo II, será un hecho histórico en nuestro país. Por otro lado, las distintas jurisdicciones a nivel de la Iglesia Católica, desde las celebraciones o reuniones en las vicarias, jornadas de oración, han ido preparándonos para la visita del Papa.

En el saludo previo a la visita de tres países latinoamericanos, Ecuador, Bolivia y Paraguay, publicado el 26 de junio, del Centro Televisivo Vaticano, Papa Francisco dijo: “Falta poco para el viaje; quisiera expresar mi cercanía, simpatía y buena voluntad”. Además expresó su deseo de “llevar ternura y caricia de padre, a los más necesitados, a los ancianos, a los enfermos, a los encarcelados, a los pobres, a los que son víctimas de la cultura del descarte”. Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo 2010 (PNUD), “América Latina es una de las regiones con mayor desigualdad social a nivel mundial” (p.16).

América Latina es también continente de esperanza, que actualmente vive grandes transformaciones a nivel económico, político y social. La visita apostólica del Papa será en este contexto de cambio que viven nuestros pueblos latinoaméricanos. Los cambios para algunos países han sido para crecer y mejorar el nivel de vida de los ciudadanos, pero, lamentablemente en algunos países aumentó la corrupción, el narcotráfico y no hay idea de “la construcción de una sociedad incluyente, equitativa y justa”. América Latina es el continente con mayor porcentaje de cristianos, pero no olvidemos que es uno de los continentes donde hay más injusticia y más corrupción. Bolivia espera al Papa Francisco, esperan los pobres, los indígenas, los encarcelados que esperan sentencia a sus condenas, los enfermos, los excluidos de la sociedad, los sin techo, los que son víctimas de todo tipo de violencia.

El pasado domingo 28 de junio, después de la oración del Ángelus en la Plaza San Pedro de Roma, delante de nuestros hermanos bolivianos/as inmigrantes en Italia, Papa Francisco dijo, “La próxima semana estaré en vuestra tierra”, ¿Estamos preparados para recibir al vicario de Cristo? ¿Qué espero yo, de la visita del vicario de Cristo?

Qué alegría tener un huésped ilustre, a quién las autoridades esperan entregar “la llave de oro de la paz”. ¿Cuál es nuestra actitud delante de este gran acontecimiento religioso? Si Papa Francisco decidió visitar nuestro país, significa que somos importantes por ello debemos prepararnos exteriormente e interiormente. Dice el salmista, !Sí, grandes cosas ha hecho por nosotros, y estamos alegres!. La historia de la salvación, está hecha de iniciativa providente de Dios. “Tanto amó Dios al mundo que mandó a su Hijo único” (Jn 3,16). Es ese Dios que ama tanto a las familias bolivianas y, se dignará de visitarnos la próxima semana en la persona de Francisco, él viene a compartir nuestras alegrías, nuestras preocupaciones, nuestros ideales de construir una Bolivia más unida.

Qué detalle ha tenido el Señor con nosotros! Quién sabe de la visita de un ser querido en casa, la primera cosa que tiene que hacer es preparar, ordenar, limpiar. Pienso que ésta debe ser nuestra actitud delante de la visita del Papa Francisco. A nivel institucional, las autoridades han preparado todo lo que concierne a la seguridad, la participación en el segundo encuentro mundial de movimientos sociales y otros.

Queridos, hermanos/as, amigos/as, quiero pedirles que no nos quedemos con lo que hemos hecho hasta el momento, hagamos el esfuerzo de intensificar nuestra preparación. Abramos nuestros corazones y dejemos entrar a Cristo en nuestra vidas. Necesitamos estar en comunión con los demás, porque cuando no hay unidad hay división, por ende hay violencia, rencor, resentimiento de todo tipo, así, no podemos recibir al vicario de Cristo. A nivel institucional, que la visita del Papa nos ayude a construir una Bolivia mejor, donde se vivan los valores cristianos. Estoy seguro que Papa Francisco nos trae mucha bendición para Bolivia.