Internacional

P. Federico Lombardi SJ sobre el pedido del Papa a dar acogida a los prófugos y refugiados

Al comentar sobre el fuerte llamamiento del Papa en el Ángelus a propósito de la acogida a los refugiados en las parroquias, comunidades religiosas, monasterios y santuarios de toda Europa, el p. Federico Lombardi SJ, Director de Radio Vaticana y de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, señaló que el Papa quiere que en toda Europa – no sólo en un lugar particular, – la comunidad católica sea promotora de acogida en una situación en que la gravedad de los problemas de los prófugos y los migrantes se manifiestan como la “frontera más actual y urgente” de la solidaridad concreta en un horizonte continental.

“El llamamiento es un llamado a la solidaridad y a la acogida, a una respuesta creativa y generosa, que nace del corazón del Papa en el contexto de la preparación de un Jubileo de la Misericordia que ha de actuarse, en particular, a través de las obras, y no se refiere a un plan operativo y organizativo predefinido”, señala el p. Lombardi.

“Naturalmente, cuando el Papa habla de las parroquias”, explica, “entiende de hecho a las comunidades parroquiales como comunidades insertadas en el territorio y no solamente a los párrocos con las casas ‘canónicas’; las comunidades parroquiales pueden encontrar de diferentes formas los caminos adecuados para la acogida. Mientras que cuando habla de las comunidades religiosas, vuelven a la mente las palabras fuertes que ya había utilizado al visitar el Centro Astalli de Roma con referencia a los conventos vacíos”: «El Señor llama a vivir con más valor y generosidad la acogida en las comunidades, en las casas, en los conventos vacíos», «Queridos religiosos y religiosas, los conventos vacíos no sirven a la Iglesia para transformarlos en hoteles y ganar dinero. Los conventos vacíos no son nuestros, son para la carne de Cristo, que son los refugiados», dijo el Papa el 10 de septiembre de 2013. «Cierto, no es algo sencillo: se necesita criterio, responsabilidad, pero se requiere también valor. Hacemos mucho; tal vez estamos llamados a hacer más, acogiendo y compartiendo con decisión lo que la Providencia nos ha dado para servir».

En lo que respecta a las “dos parroquias” del Vaticano, – concluye el p. Lombardi – el Papa se refiere a la parroquia de Santa Ana y a la Basílica de San Pedro, que son dos realidades muy diferentes entre sí y encontrarán cada una el propio modo para cumplir al llamamiento del Papa.