Análisis Internacional

P. Fa­bio Gar­ba­ri: La mi­sión de la Igle­sia es “es­tar a dis­po­si­ción de la gen­te”

El P. Fa­bio Gar­ba­ri, mi­sio­ne­ro je­sui­ta ita­liano lle­gó a Bo­li­via hace 32 años. Todo este tiem­po le ha per­mi­ti­do apren­der con los pue­blos in­dí­ge­nas, pri­me­ro en el Al­ti­plano, des­pués en el Cha­co Gua­ra­ní y des­de hace seis años en la Ama­zo­nia, en San Ig­na­cio de Mo­jos.

El P. Ga­ri­ba­ri re­co­no­ce que la mi­sión de la Igle­sia es “es­tar a dis­po­si­ción de la gen­te”, algo que ha ido apren­dien­do. Esta es una ac­ti­tud fun­da­men­tal para quien lle­ga de fue­ra, que no es quien debe pro­po­ner, pues cuan­do se im­po­ne el Evan­ge­lio, éste aca­ba pro­vo­can­do he­ri­das pro­fun­das. Para él, las re­la­cio­nes de po­der de­ben ser trans­for­ma­das en re­la­cio­nes de con­fian­za, her­man­dad, amis­tad, ayu­dan­do como Igle­sia a que Dios se ma­ni­fies­te dón­de y cómo quie­ra. En­tre­vis­ta de Luis Mi­guel Mo­dino, mi­sio­ne­ro en Bra­sil.

El Sí­no­do para la Ama­zo­nía está ayu­dan­do a es­cu­char, a for­mar re­des, lo que está sien­do una agra­da­ble no­ve­dad para los pro­pios in­dí­ge­nas, de quie­nes la Igle­sia quie­re que sean pro­ta­go­nis­tas. Ellos pi­den la pre­sen­cia de la Igle­sia en­tre ellos, di­cien­do abier­ta­men­te que “la Igle­sia nos ha aban­do­na­do, la Igle­sia tiem­po atrás es­ta­ba más cer­ca­na a no­so­tros de lo que está aho­ra”. En de­fi­ni­ti­va, que el sa­cer­do­te “esté pre­sen­te, que quie­ra, que ge­ne­re con­fian­za”.

¿Qué es lo que has apren­di­do en más de trein­ta años de con­vi­ven­cia con los pue­blos in­dí­ge­nas?

He apren­di­do a es­cu­char, a re­la­ti­vi­zar tan­tas se­gu­ri­da­des que uno tie­ne. Re­cuer­do una in­vi­ta­ción de uno de los je­sui­tas que es­ta­ba cuan­do yo lle­gué, que me de­cía, dé­ja­te lle­var por la fe de los ai­ma­ra, que es algo que siem­pre me ha que­da­do. Hace años de­cía que eso no se pue­de del todo, pero des­pués sí, es algo que des­cu­bres que es así, de­jar­se lle­var por la fe de la gen­te, des­cu­brir que re­pre­sen­tan otras ca­ras del Evan­ge­lio, otros va­lo­res que no con­tem­pla­mos no­so­tros, pero que son evan­gé­li­cos, y que por tan­to, te en­ri­que­cen tu ser cris­tiano, tu fe.

Eso su­po­ne un cam­bio de evan­ge­li­za­ción, de lle­var a cabo la mi­sión. ¿Es di­fí­cil asu­mir ese cam­bio in­te­rior?

Yo he es­ta­do mis pri­me­ros casi vein­te años en el mun­do ai­ma­ra. En el mun­do ai­ma­ra lo que no­tas es una he­ri­da pro­fun­da, que vie­ne del tipo de evan­ge­li­za­ción que se ha te­ni­do allá, una evan­ge­li­za­ción que im­po­ne, una evan­ge­li­za­ción for­mal, que no va a la sus­tan­cia, que no pre­sen­ta a Cris­to, sino que te arma un tin­gla­do de sa­cra­men­tos, de ri­tos y de doc­tri­na. Esta he­ri­da la no­tas y, no­tas tam­bién una di­co­to­mía en­tre la gen­te. A ve­ces la gen­te se pre­gun­ta­ba, ¿pue­do ser ai­ma­ra y cris­tiano al mis­mo tiem­po? Son cris­tia­nos, evi­den­te­men­te, y han asu­mi­do el cris­tia­nis­mo de ver­dad, pero ellos mis­mos ven que esto les cho­ca to­da­vía, des­pués de qui­nien­tos años, con ma­ne­ras de ser su­yas.

Allá el Evan­ge­lio ha sido un ele­men­to de pro­tec­ción suya, y han lo­gra­do unir muy bien el len­gua­je in­dí­ge­na de la gen­te, tam­bién el len­gua­je sim­bó­li­co, que está ex­pre­san­do la re­li­gión ca­tó­li­ca. Ten­go la suer­te de que los pá­rro­cos, des­de co­mien­zos del si­glo pa­sa­do, han sido per­so­na­jes de mu­cha ca­te­go­ría, que han asu­mi­do, acep­ta­do, for­ta­le­ci­do esto, res­pe­ta­do la ma­ne­ra de ser de la gen­te.

Apor­te del papa Fran­cis­co a esta for­ma de ha­cer mi­sión

Este mun­do ama­zó­ni­co, el cual el Papa está te­nien­do un poco en la mira para ver qué co­sas nos pue­de apor­tar, está en esta di­ver­si­dad, en esta iden­ti­dad suya, en esta ca­pa­ci­dad de dar­nos mu­cho para ha­cer­nos cre­cer en hu­mil­dad y des­cu­brir que hay es­pi­ri­tua­li­da­des fue­ra de no­so­tros, que Dios está y que lo que te­ne­mos que ha­cer como Igle­sia es ayu­dar a que Dios se ma­ni­fies­te dón­de y cómo quie­ra.

¿Cómo el Sí­no­do para la Ama­zo­nía pue­de ayu­dar en ese pro­ce­so que us­ted dice que es­ta­mos?

Creo que la ma­yor ayu­da que nos pue­de dar es for­ta­le­cer este pro­ce­so. Aho­ra todo el tra­ba­jo para el Sí­no­do nos está ayu­dan­do a for­ta­le­cer el pro­ce­so, se está vien­do quien se reúne, quien no se reúne, nos es­ta­mos jun­tan­do, es­ta­mos vien­do cómo va­mos, es­ta­mos ayu­dan­do a re­unir a la gen­te, a es­cu­char­la, de ma­ne­ra que ha­ga­mos un ejer­ci­cio. Lo más im­por­tan­te del Sí­no­do es este tra­ba­jo que se está ha­cien­do y la red que se for­ma a tra­vés de este tra­ba­jo.

Des­pués, con­fío tam­bién que pue­da sa­lir un do­cu­men­to que nos ayu­de, que nos dé pis­tas, que nos ayu­de a en­fo­car el ca­mino. A ni­vel ecle­sial no sé si sal­drán no­ve­da­des im­por­tan­tes, pero lo más im­por­tan­te es este pro­ce­so, que tie­ne que se­guir más allá del Sí­no­do, y oja­lá que des­pués se pue­da apo­yar en los do­cu­men­tos del Sí­no­do para po­der se­guir for­ta­le­cién­do­se.

¿Cómo se es­tán im­pli­can­do los in­dí­ge­nas con los que con­vi­ve en este pro­ce­so si­no­dal?

En las pri­me­ras asam­bleas que se han he­cho, hay como una sor­pre­sa. Cuan­do se les dice que el Papa quie­re que us­te­des di­gan, hay una sor­pre­sa, pre­gun­tán­do­se por­que el Papa ha pues­to los ojos so­bre no­so­tros. Pa­sa­do este mo­men­to de sor­pre­sa, no es sólo que se es­tén im­pli­can­do en el Sí­no­do, sino que es for­ta­le­cer el pro­ce­so de cer­ca­nía que se tie­ne. Ven que no so­la­men­te es­toy a su lado, que no so­la­men­te los acom­pa­ño en sus lu­chas, en sus ame­na­zas que tie­nen, gran­des y nu­me­ro­sas, en su te­rri­to­rio, en su cul­tu­ra, sino que ade­más la Igle­sia les quie­re es­cu­char, cosa que mues­tra que no son so­la­men­te ayu­da­dos, sino que son, de al­gu­na ma­ne­ra, pro­ta­go­nis­tas.

¿Y qué es lo que ellos pi­den, qué es lo que di­cen cuan­do se les da la opor­tu­ni­dad de ha­blar?

Una cosa es la pre­sen­cia, pi­den una pre­sen­cia de la Igle­sia, di­cen que la Igle­sia nos ha aban­do­na­do, la Igle­sia tiem­po atrás es­ta­ba más cer­ca­na a no­so­tros de lo que está aho­ra. Esta es una voz que en Bo­li­via he en­con­tra­do en otros pue­blos, apar­te de mis cin­co pue­blos, en otros pue­blos don­de he­mos he­cho asam­bleas pre­si­no­da­les, este re­cla­mo de que la Igle­sia nos ha aban­do­na­do. Esta pre­sen­cia de Igle­sia, cer­ca­na, de ca­ri­ño. A una ONG le pi­den una pre­sen­cia téc­ni­ca, a no­so­tros nos pi­den una pre­sen­cia de ca­ri­ño. Si el em­plea­do de la ONG es tam­bién ca­ri­ño­so, ma­ca­nu­do, y si el cura tam­bién sabe algo de téc­ni­ca, ma­ca­nu­do, pero al cura le pi­den lo ca­ri­ño­so, que esté pre­sen­te, que quie­ra, que ge­ne­re con­fian­za. Des­pués, ayu­dar­les en la de­fen­sa de su te­rri­to­rio, de su cul­tu­ra.

Fuente: Vatican News