Internacional

Obispos Mexicanos piden a ganadores de elecciones cumplir las promesas realizadas

Los obispos de México pidieron este miércoles que los candidatos vencedores en la jornada electoral del domingo escuchen, sirvan a la sociedad y cumplan sus compromisos de campaña. Además deben buscar resolver los conflictos por las “vías institucionales”.

“Y que los ciudadanos seamos protagonistas, colaborando, vigilando y exigiendo a las autoridades legítimamente elegidas que cumplan con su trabajo en beneficio de todos y no de unos cuantos” señaló el Episcopado mexicano en un comunicado.

Defendieron que los resultados electorales constituyen un “reflejo de la sensibilidad social”, que los poderes electos deben atender y respetar.

Los obispos consideraron que se deben extraer enseñanzas de las campañas “negras” utilizadas durante el proceso electoral y que, lejos de construir, “provocan heridas que tardan en sanar”.

El Episcopado indicó que una mayor participación (un 48% de los 83 millones de mexicanos que estaban convocados a las urnas) demostró que “somos muchos los que deseamos participar en la construcción de un México mejor, sin dejarnos seducir o amedrentar por la indiferencia, el desorden o la violencia”.

Los obispos también aplaudieron que, “salvo algunas excepciones”, el derecho al voto se pudiera ejercer con libertad, incluyendo la decisión de algunos ciudadanos de no votar o anular el sufragio.

“Nuestro país se va consolidando como una sociedad plural, en la que es posible encontrar soluciones a los problemas comunes a través del diálogo, el respeto y la participación”, afirmó el Episcopado, recordando que por primera vez han podido participar candidatos independientes.

Por último, apuntaron que la única manera en la que el pueblo podrá recuperar la confianza en las instituciones es con soluciones “verdaderas y sustentables” para superar grandes problemas como la inequidad, la impunidad, la pobreza, la corrupción, la inseguridad o la violencia.

El domingo pasado los mexicanos eligieron 2,016 cargos públicos, entre ellos 500 diputados federales y los gobernadores de nueve estados.