Destacadas

Obispos de Bolivia presentaron carta sobre narcotráfico y drogadicción

La mañana de hoy, Mons. Aurelio Pesoa, secretario general de la Conferencia Episcopal Boliviana, a nombre de los Obispos del país dió a conocer la Carta Pastoral sobre Narcotráfico y Drogadicción.

A continuación el mensaje expresado en conferencia de prensa:

COMUNICADO
Hoy pongo ante ti la vida o la muerte

Los Obispos de Bolivia emitimos esta Carta Pastoral en fidelidad a nuestra misi6n evangelizadora de defensa de la vida y de la dignidad humana.

EI narcotráfico y consumo de drogas ilícitas es una preocupación antigua y vigente, cuyo efecto pernicioso vemos reflejado en la angustia de tantas personas y familias sumidas en este daño contra la humanidad.

EI narcotráfico es un crimen que atenta a la creación de Dios, que hiere a la persona, con mayor perversidad contra jóvenes e incluso niños: un crimen que genera violencia, muerte y desintegración familiar, y desestructura la sociedad, distorsiona la economía y promueve la cultura de la ilegalidad y de la corrupción, inclusive trastocando la institucionalidad del Estado.

Como pastores, ha estado presente en nuestras reflexiones la defensa de los derechos de las personas y la comprensión de que hay víctimas en esta red de delitos: así lo hemos expresado en distintos documentos desde hace varias décadas atrás. Hoy volvemos a poner el tema en la sensibilidad de la sociedad y convocamos la atención de nuestras autoridades, ya que frente al narcotráfico y la drogadicci6n estamos llamados a una acción conjunta entre personas de buena voluntad, para asumir responsabilidades en la protección de la vida y la dignidad.

Bolivia, además de ser un país productor y de tránsito, es ya un país consumidor de drogas. EI narcotráfico estigmatiza indiscriminadamente a todos los bolivianos y bolivianas ante la comunidad internacional.

Ser productor nos muestra como uno de los principales eslabones de la cadena del narcotráfico. Ser país de tránsito habla muy mal de la capacidad de interdicción, incluso puede ser interpretado como complicidad de nuestras instituciones. Ser un país consumidor es causa de graves problemas relacionados con la violencia, la corrupción y el abandono de los valores culturales.

EI consumo tradicional de la coca, desde tiempos ancestrales, tiene un valor cultural y medicinal, especialmente en la vida de los pueblos andinos de Bolivia. La hoja de coca no es mala, lo malo es su transformación en cocaína y quien se dedica a cultivarla para la producción de drogas ilícitas es parte de la cadena del narcotráfico y tiene una responsabilidad ética y penal ineludible.

En medio de este mal, la mirada de Jesús no se dirige tanto al pecado sino al sufrimiento del ser humano; por eso pedimos ver a las víctimas de la drogadicción no como delincuentes, sino como hermanos que necesitan ayuda y rehabilitación, para ser escuchados, reconocidos, sanados y acogidos. En apoyo a esta labor, como Iglesia estamos y seguiremos comprometidos.

A quienes han encontrado en el narcotráfico una manera de hacer dinero, les reclamamos coherencia con su condici6n de persona humana. Les pedimos que sean responsables frente a sus hijos, a la juventud y a la construcción de una sociedad más segura y fraterna.

Frente a los signos negativos, al desánimo y frustración, a la indiferencia y complicidad claudicante en la lucha contra el narcotráfico, hacemos un llamado a la esperanza con compromiso.

Cada uno de nosotros, el Gobierno, el sistema judicial, la Policía y Fuerzas Armadas, los organismos internacionales y las organizaciones sociales de base debemos movilizarnos y asumir la responsabilidad que nos toca. Todos estamos convocados a dejar la comodidad y resignación para dar testimonio de vida y dignidad, confiados en la fuerza renovadora del Espíritu de Jesús.

Obispos de Bolivia, 1 de abril de 2016

Puede descargar la carta completa aquí. Cortesía Iglesia Viva