Destacadas

Obispos colombianos piden la liberación de rehenes secuestrados por las FARC

El presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, monseñor Luis Augusto Castro Quiroga, rechazó el secuestro de uniformados, pidió su liberación y expresó el deseo de la Iglesia para que la mesa de diálogo continúe en La Habana.

El prelado hizo estas declaraciones tras el secuestro del general Rubén Darío Alzate Mora, comandante de la Fuerza de Tarea Titán; el cabo primero Jorge Rodríguez Contreras y la abogada Gloria Urrego, coordinadora de Proyectos Especiales de esa Fuerza de Tarea, perpetrado por las FARC este domingo 16 de noviembre.

“Yo le hago un llamado a la guerrilla y al Gobierno para que hagan todo lo posible para que este impase se supere”, afirmó el prelado.

Tras la confirmación del secuestro, el presidente Juan Manuel Santos afirmó que el diálogo que se desarrolla en La Habana quedaron suspendidos hasta que las FARC liberen a los uniformados y a la abogada Gloria Urrego.

En tanto, el arzobispo de Bogotá, cardenal Rubén Salazar Gómez, a través de su cuenta en Twiiter @cardenalruben, pidió al Gobierno y a la guerrilla “sensatez y prudencia para superar lo que impida el logro de la paz”.