Nacional

Obispos analizarán respuesta a Gobierno este jueves

La Iglesia Católica, a través del vocero del Arzobispado de Santa Cruz, Edwin Bazán, dejó para el jueves el análisis de la pertinencia o no de responder al ultimátum del Gobierno que el domingo pidió identificar a funcionarios involucrados con el narcotráfico.

Bazán dijo que los obispos de Bolivia tienen su reunión del miércoles al viernes en la Casa Maurer de Cochabamba, en la que verán la pertinencia o no de responder al Gobierno y llamó a un diálogo para enfrentar este problema de interés social.

El pasado viernes, la Conferencia Episcopal de Bolivia en su “Carta Pastoral” aseguró que el narcotráfico y la corrupción han penetrado las estructuras del Estado boliviano. En respuesta, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, calificó el documento como sesgado y “temerario”.

El domingo, en un acto público, el presidente Evo Morales exigió a la Iglesia presentar las pruebas y nombres de las autoridades implicadas en el narcotráfico y anunció una vista al papa Francisco.

Por su parte, el vicario Judicial del arzobispado de Cochabamba, Miguel Manzanera, señaló que el documento no tiene la finalidad de hacer denuncias de casos concretos, sino que simplemente menciona a algunos funcionarios del Gobierno que estuvieron implicados en casos de narcotráfico.

“Es una llamada de atención al Gobierno (el documento) y a la población, porque el problema del narcotráfico es lacerante en el país”.

Señaló que este hecho también fue dado a conocer por la Iglesia hace bastante tiempo, “ya lo denunció también monseñor Tito Solari, incluso hablaba del Chapare como un lugar conflictivo, claro lo hicieron callar a monseñor pero todo el mundo sabe que gran parte de la producción de coca no sirve para el acullico”.

Según Bazán, “estamos hablando de una Carta Pastoral cuyo mensaje es fundamental. No hay que preocuparnos por los numeritos sobre si un numerito más o un numerito menos, sino que hay que preocuparnos del mensaje pastoral que parte del conocimiento directo de la gente”.

En tanto, el ministro de Defensa, Reymi Ferreira, aseguró ayer que la Iglesia Católica tiene una posición apresurada, prejuiciosa y política de la lucha antidrogas.