Internacional

Obispo pide ayuda y oración para damnificados por nevadas en Perú

(Ayaviri / Perú) Debido a las fuertes nevadas que azotan las zonas que se encuentran por encima de los cuatro mil a cinco mil metros de altura en Puno, Cusco, Apurímac y Ayacucho  en Perú, el Obispo de la Prelatura de Ayaviri, Mons. Kay Martin Schmalhausen, hizo un llamado a la oración y a la solidaridad con los miles de afectados que lo han perdido todo.

Mons. Schmalhausen explicó a ACI Prensa que las precipitaciones se han dado, “en una fecha totalmente inesperada (fines de agosto), cuando ya todos pensábamos que las heladas habían pasado. La inclemencia del frío nos ha tomado de sorpresa”.

Según el último reporte emitido por el Instituto Nacional de Defensa Civil, son 33,784 afectados entre Puno, Apurímac y Ayacucho, donde más de 5 mil familias lo han perdido todo.

“Rezamos para que no se venga otra ola de precipitaciones”, expresó el Prelado al explicar que momentáneamente las nevadas han pasado.

Muchas de las localidades afectadas han sido declaradas zonas de emergencia.

Señaló que se necesita alimento no perecibles, remedios para enfermedades respiratorias, botiquines y pacas de avena para animales, frazadas y zapatos para niños y ancianos.

Mons. Schmalhausen dijo que “el drama inmediato es doble” por un lado están las familias que viven en zonas altas y completamente aisladas, rodeados de la nevada, “pasan mucho frío y muchas de sus chozas por tener techos de paja, con el peso de la nieve se han venido abajo”, a esto se suma el riesgo que tienen los niños y ancianos de contraer una enfermedad respiratoria crónica y mortal como la neumonía, entre otras.

“Por otro lado –explicó el Obispo– el ganado de esta gente pobre, muere al estar los pastos tapados de nieve e igualmente enfermarse por los fríos y la falta de alimentación”, esta situación “perjudica a nuestros pobladores alto-andinos directamente, porque pierden su capital y fuente de alimento que son el pequeño o mayor hato ganadero que tengan: ovejas y alpacas” y agregó que “a esas alturas no hay ganado vacuno”.

Mons. Schmalhausen, subrayó que si bien es cierto “gracias a Dios ha llegado algo de pacas de avena para animales. Sin embargo, no se ha planteado una solución seria de fondo”.

Manifestó que “el Estado a estas alturas tendría que intervenir subsidiariamente con el desarrollo de viviendas saludables, sistemas de calefacción para hogares, material de construcción de vivienda aislante para los climas gélidos, vías de acceso en mayor cantidad y mejor organizadas”, y proveer “al campesino de escasos recursos con ciertas seguridades a sabiendas que todos los años se repite el mismo escenario”.

El Prelado resaltó la importancia de no seguir con soluciones paliativas, el Estado debe considerar “que Puno hay que pensar y trabajarlo como Puno y no como Lima”.
Por su parte el Sodalicio de Vida Cristiana, en apoyo a la comunidada afectada, está organizando una campaña para apoyar a las miles de personas que se han quedado sin techo, no tienen abrigo, están expuestas a enfermedades respiratorias, etc.  

Mons. Schmalhausen invitó a toda persona que quiera colaborar con los afectados a que envie su donación a la cuenta en dólares Nº 405-1541871-1-72  del Banco de Crédito a nombre de la Prelatura de Ayaviri.