Oruro

OBISPO DE ORURO CONSIDERA NECESARIO PEDIR PERDÓN A MARCHISTAS DEL TIPNIS

Obispo Cristóbal Bialasik insta al diálogo a indígenas y Gobierno El Obispo de la Diócesis de Oruro, Monseñor Cristóbal Bialasik, dijo que es necesario pedir perdón al pueblo del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), así también pidió a la Policía no hacer daño a los detenidos durante la movilización de la marcha.

“Es necesario darse la mano, pedir perdón al pueblo indígena, sentarse y dialogar como corresponde”, fue el mensaje del Monseñor Bialasik en torno a la arremetida sufrida por los marchistas por el Tipnis, cuando el domingo un contingente de policías invadió el campamento donde los indígenas descansaban.

“Como un padre escucha a sus hijos, el presidente Evo Morales también debe escuchar al pueblo con calma, sin insistir en sus proyectos, sólo escuchar como señala la Constitución Política del Estado (CPE) para no equivocarse en el camino”, recomendó la autoridad religiosa.

Asimismo, reclamó para que ninguno de los indígenas detenidos en la violenta intervención ocurrida en Yucumo y que frenó la marcha del Tipnis, sufra en la cárcel o sea objeto de algún castigo.

También tiene la esperanza que este problema se solucione lo antes posible, manteniendo la calma en el país, porque los bolivianos están apoyando a los indígenas, quienes marchaban en forma pacífica, digna y libre, derechos que quedaron destrozados y corrompidos por la violencia. Dijo que con todas estas acciones, la ciudadanía perdió la confianza en sus gobernantes.

Los indígenas del Tipnis caminaron para pedir la protección de sus derechos a favor de su pueblo y familias, es muy doloroso para la comunidad católica ver este tipo de reacciones del Gobierno, expresó.

La actitud de los policías fue totalmente “exagerada, la Policía se comportó muy mal con el pueblo, me entristece, pero no solamente a mí, también a los orureños al ver tanta brutalidad”, reflexionó.

Por ese motivo pidió al presidente del Estado Evo Morales que escuche al pueblo, puesto que como él también se dice indígena, está comprometido a encontrar una solución.

Los marchistas sólo pedían de forma pacífica el respeto a sus derechos, si se tiene que impartir justicia que no se recurra a la violencia, así como lo hicieron. “Sin destrozar su vida, su familia. Con amor y caridad cuando esperan un futuro mejor, y protegiendo al pueblo con cariño y que no prevalezca el deseo de aprovecharse de este territorio”, expresó BIalasik.

Como Iglesia se pronunciaron en varias ocasiones llamando al Gobierno y los sectores involucrados al diálogo, el Estado dio a conocer sus intenciones de dialogar, pero no se pudo concertar una reunión con el Primer Mandatario, y por ese motivo el pueblo continuó su caminata pacífica