Domingo, 25 Febrero 2018

logo de la TAPA 6

10   Banner    Anunciate Aqui

Mons. Eugenio Scarpellini, Obispo de la Diócesis de El Alto Mons. Eugenio Scarpellini, Obispo de la Diócesis de El Alto Iglesia Viva

Mons. Scarpellini: "Nos preocupa y escandaliza el hecho que, en lugar de acercarse con respeto a los sencillos y pobres, se quiera aprovechar de ellos"

Escrito por  Feb 05, 2018

Mons. Eugenio Scarpellini, Obispo de la Diócesis de El Alto, durante su homilía en preparación al V Congreso Americano Misionero, que se celebrará en Bolivia el mes de julio del presente año, invitó a ser misioneros de paz, esperanza y justicia; además expresó que los “preocupa y escandaliza el hecho que, en lugar de acercarse con respeto a los sencillos y pobres, a las comunidades alejadas y abandonadas, a los que sufren inclemencias de la naturaleza, se quiera aprovechar de ellos, se intente manipular su conciencia e instrumentalizar su situación. Esta es la peor discriminación que sufren los pobres.”

A continuación la homilía dominical de Mons. Scarpellini, expuesta por la Página Arquidiocesana de La Paz:

Hoy somos nosotros esa presencia salvadora de Dios en el mundo. Ha puesto en nuestras manos la misión de dar esperanza y vida a los hombres y mujeres de nuestro tiempo que viven agobiados por el dolor, la pobreza o la injusticia. Hoy los cristianos tenemos que decir con Pablo (segunda lectura): “¡Ay de mí si no anuncio el Evangelio!”. Al igual que el apóstol San Pablo es nuestra responsabilidad “anunciar a Jesucristo, muerto y resucitado, revelación definitiva de Dios para que en su amor los seres humanos encuentren la salvación” (Instrumentum laboris, 250).

Estamos ya próximos a la celebración del V CAM donde reflexionaremos sobre la identidad misionera de la Iglesia y de cada bautizado: es responsabilidad de cada bautizado ser hoy misionero del Padre, salir a las aldeas del mundo donde hay gente esperando una palabra, un mensaje que dé sentido a su vida, donde hay sufrimiento, angustia, cansancio, pero también esfuerzo para seguir adelante.
Pero Jesús no se limitaba a predicar; estuvo atento a la realidad que fue encontrando. El anuncio del Reino está vinculado a su actividad liberadora en favor de los oprimidos y excluidos, de los enfermos y marginados, es un compromiso para un mundo nuevo.

Papa Francisco en la Evangelii Gaudium (187) insiste mucho sobre este compromiso: “La Iglesia, guiada por el Evangelio de la misericordia y por el amor al hombre, escucha el clamor por la justicia y quiere responder a él con todas sus fuerzas… Cada cristiano y cada comunidad están llamados a ser instrumentos de Dios para la liberación y promoción de los pobres, de manera que puedan integrarse plenamente en la sociedad; esto supone que seamos dóciles y atentos para escuchar el clamor del pobre y socorrerlo… Hacer oídos sordos a ese clamor, cuando nosotros somos los instrumentos de Dios para escuchar al pobre, nos sitúa fuera de la voluntad del Padre y de su proyecto del Reino”.

Nos preocupa y escandaliza el hecho que, en lugar de acercarse con respeto a los sencillos y pobres, a las comunidades alejadas y abandonadas, a los que sufren inclemencias de la naturaleza, se quiera aprovechar de ellos, se intente manipular su conciencia e instrumentalizar su situación. Esta es la peor discriminación que sufren los pobres. A ellos estamos llamados a llegar con la verdad en la mano, con la solidaridad generosa, con la promoción respetuosa de su persona y dignidad para que sean realmente sujetos de una sociedad más justa, más equitativa y más fraterna.

Por eso hoy necesitamos discípulos misioneros de Jesús capaces de sanar el mundo de la política para que sea un lugar de servicio a la comunidad y no de poder en beneficio propio; capaces de reconvertir el mundo de la economía en oportunidad de crecimiento digno y justo; comprometidos en amar y preservar la creación porque es el don de Dios para los hombres de hoy y de mañana.

En la jornada y en el estilo de la misión de Jesús hay un tercer componente importante: el tiempo dedicado a la oración: Jesús se retiraba a solas para estar con el Padre. Es allí que mantiene vivo y siente el amor del Padre, está en comunión con su misión y encuentra el ímpetu misionero para llegar a los hombres, de manera especial a los pobres, sanarlos y salvarlos.

Queridos hermanos, demos tiempo a la oración para que nuestras palabras sean portadoras de buenas noticias y nuestras acciones sean presencia del amor de Dios con nuestros hermanos.

Ultimas noticias - La Paz

pulacayo 

15 - Banner - Publicite Aqui

Banner Reflexion dominical ok

10 - Banner  - Anunciate Aqui

  06 - Infodecom - Diakonia

11   Infodecom   Religion Digital

banner papa francisco sitio web 2015

13 - Infodecom - Colobora sosteniendo Infodecom