Internacional

Monseñor Stanovnik cumplirá cinco años como arzobispo de Corrientes

Corrientes / Argentina)  Mañana, sábado 15, se cumplirán cinco años de la llegada de monseñor Andrés Stanovnik a la arquidiócesis de Corrientes. El 15 de diciembre de 2007, día en que cumplía 58 años, se hizo cargo del gobierno pastoral como quinto arzobispo de Corrientes. No será el único aniversario: al día siguiente se cumplirá el 11º aniversario de la ordenación episcopal de monseñor Stanovnik, ocurrida el 16 de diciembre de 2001, luego de ser electo por el beato papa Juan Pablo II como obispo de Reconquista.
Mañana, sábado 15, se cumplirán cinco años de la llegada de monseñor Andrés Stanovnik a la arquidiócesis de Corrientes. El 15 de diciembre de 2007, día en que cumplía 58 años, se hizo cargo del gobierno pastoral como quinto arzobispo de Corrientes.

El prelado fue designado por Benedicto XVI el 27 de septiembre de ese año, para suceder a monseñor Domingo Salvador Castagna, quien permanece como arzobispo emérito.

En ese entonces, el nuncio apostólico en la Argentina, monseñor Adriano Bernardini, presidió la celebración eucarística en la que tomó posesión de la arquidiócesis. Esa celebración contó con la presencia de trece obispos: se hallaban presentes monseñor Castagna; el entonces administrador apostólico de Reconquista, monseñor Ramón Dus; monseñor Carmelo Giaquinta, arzobispo emérito de Resistencia, y monseñor Fabriciano Sigampa, arzobispo de Resistencia, entre otros.

También estuvieron presentes los obispos Juan Rubén Martínez, de Posadas; José Lorenzo Sartori, de San Roque de Presidencia Roque Sáenz Peña; José Vicente Conejero Gallego, de Formosa; Gustavo Arturo Help, de Venado Tuerto; Ricardo Oscar Faifer, de Goya; Oscar Domingo Sarlinga, de Zárate-Campana; Marcelo Raúl Martorell, de Puerto Iguazú; y Hugo Norberto Santiago, de Santo Tomé. También concelebró monseñor Carlos Quintana, venido de los Estados Unidos.

Entre otros conceptos, durante su homilía, monseñor Stanovnik se refirió a diversos aspectos de su quehacer pastoral y dejó en claro cuál sería su línea. Citando a Juan Pablo II, expresó que “la autoridad episcopal se ha de ejercer con incansable generosidad e inagotable gratuidad”.

“Eso requiere por parte del obispo confianza plena en la providencia del Padre celestial, una comunión magnánima de bienes, un estilo de vida austero y una conversión personal permanente. Sólo de este modo podrá participar en las angustias y los sufrimientos del Pueblo de Dios, al que no sólo debe guiar y alentar, sino con el cual debe ser solidario, compartiendo sus problemas y alentando su esperanza”, anunció en ese momento.

Al finalizar aquella eucaristía, monseñor Stanovnik pronunció palabras de agradecimiento a todos y a cada uno, y expresó sus expectativas, su entrega y su actitud de servicio a la Iglesia particular de Corrientes.

El domingo, aniversario de su ordenación episcopal

El próximo domingo se cumplirá, además, el décimoprimer aniversario de la ordenación episcopal de monseñor Stanovnik, ocurrida el 16 de diciembre de 2001, luego de ser electo obispo de Reconquista por el beato papa Juan Pablo II.

Ese día, el prelado recibió la ordenación episcopal en la catedral de la Inmaculada Concepción de manos del cardenal Jorge Mario Bergoglio SJ, arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina.

Con esa celebración, monseñor Stanovnik inició el gobierno pastoral de aquella diócesis, en la que sirvió durante cinco años y hasta su designación de arzobispo de Corrientes.

Hasta su nombramiento, Stanovnik se desempeñaba como definidor general de la Orden Franciscana de los Frailes Menores Capuchinos, y residía desde 1994 en la Curia General de la Orden, en Roma, Italia.

Antes de ser elevación al episcopado, monseñor Stanovnik era el tercer obispo argentino salido de las filas de la Orden Capuchina. El primero fue monseñor Ildefonso María Sansierra, tercer arzobispo de San Juan de Cuyo, de 1966 a 1980, mientras que el segundo fue monseñor Juan Rodolfo Laise, cuarto obispo de San Luis, designado en 1971.+