Análisis

Mons. Tito Solari: “Tenemos el deber de comprometernos al servicio, contribuyendo al crecimiento humano y personal de los hermanos abandonados”.

Este mes de septiembre, las intenciones de oración por la evangelización del Papa Francisco se enfocan en el servicio a los pobres, y nos invita a orar “para que los cristianos, inspirados en la Palabra de Dios, se comprometan al servicio de los pobres y de los que sufren”.

El Evangelio es siempre fuente de inspiración para todo cristiano, y desde él Jesús nos señala no sólo el camino a seguir, sino también el estilo con que debemos actuar: desde la cercanía, la acogida, poniéndonos incluso a los pies de nuestro hermano para servirle, haciéndonos prójimo para tantos que, por distintos motivos, viven en la periferia de nuestra sociedad, sin participar en ella. En estos casos, nos indica el Papa, no sólo debemos reconocer al hermano como nuestro semejante, sino hacernos semejantes a él.

Por eso, el Papa también nos ha recordado en varias ocasiones que el servicio a los pobres no se limita a una asistencia caritativa, sino que debe extenderse a la consecución del crecimiento humano. No debe limitarse a lo material, sino sobre todo a la atención y defensa de la dignidad que todo humano, como hijo de Dios, posee.

Nuestra Iglesia ha contado siempre con innumerables personas que prestan este servicio, consagrados y laicos que viven una entrega radical en beneficio de nuestros hermanos más necesitados; pero no debemos perder de vista que ésta es una llamada para todos pues, como cristianos, tenemos el deber de comprometernos, desde nuestra situación personal, a servir y contribuir al crecimiento humano y personal de tantos hermanos abandonados en el camino.

Les invito a que nos unamos a la oración del Papa y que, fieles al compromiso que nos trazamos como Iglesia para este año, acompañemos esa oración con gestos y obras de solidaridad que nos permitan seguir un camino de servicio en favor de los necesitados. Que la Virgen María, madre de los desamparados, nos acompañe en este recorrido.

Que así sea,
+ Mons. Tito Solari Capellari