Destacadas

Mons. Tito Solari: Es importante que preparemos signos para la llegada de Jesús

Mons. Tito Solari, Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Cochabamba destaca que en este tiempo de Adviento es importante preparar signos para la llegada del Señor

Continuamos en el tiempo de Adviento, esperando la Venida del Señor. La llegada de Dios encarnado a este mundo no ocurrió de manera repentina: hubo varios signos que manifestaron que algo importante estaba por ocurrir, algo divino, que viene de lo alto.

Los signos del Señor tienen características especiales, y en el caso de la Navidad, la misma Escritura nos los señala: la luz que vence a las tinieblas, los ángeles que cantan el Gloria ante los humildes pastores, la gruta en la que Dios ha nacido como un pequeño e indefenso niño, la estrella que guía en el camino,…

Estos son los signos de Dios, que están marcados por el silencio de la noche e impregnados de alegría y de esperanza. Efectivamente, la Navidad está marcada por la alegría interior: María manifestó su alegría en el Magnificat (Lc 1, 47), los ángeles anunciaron a los pastores la gran alegría para todo el pueblo (Lc 2, 10), los Magos al ver la estrella se llenaron de una inmensa alegría (Mt 2,10).

¡Qué hermosos signos nos regala el Señor! Pensemos por ejemplo en los pastores, un grupo de hombres humildes, acostumbrados a trabajar duro y pasar la noche a la intemperie… hasta que una noche la Gloria del Señor se manifestó ante ellos: fueron los primeros invitados a contemplar al Hijo de Dios hecho hombre, hecho uno de tantos. Fueron testigos del anuncio de la paz en toda la tierra a los hombres que ama el Señor, los de buena voluntad.

Y nosotros, ¿estamos atentos a estos signos? Más aun, ¿cuáles son los signos con los que cada uno de nosotros, como cristianos, manifestamos que en verdad esperamos la llegada del Señor?, ¿cuáles son los signos que en mi familia, hogar, trabajo reflejan que me estoy preparando para acoger a Jesús?

Les invito a que reflexionemos sobre ello. Es importante que preparemos signos para la llegada de Jesús: en casa, en el entorno, pero sobre todo en nuestro espíritu… Que el Señor nos conceda la gracia de preparar su venida, con un corazón abierto y disponible, con signos auténticos y profundos, que nos permitan ser, también, luz para los demás.

Con afecto,
+ Mons. Tito Solari Capellari