La Paz

Mons. Scarpellini:“Nuestra intención como pastores no es atacar a nadie, sino involucrarnos todos”

Mons. Eugenio Scarpellini, Obispo de la Diócesis de El Alto como parte de la comisión de redacción de la Carta Pastoral relacionada a los problemas de Drogadiccion y Narcotráfico en Bolivia presentada por los Obipos del país aclaró que la motivación central que ha movido a los Obispos es la preocupación como pastores por los jóvenes atrapados en la drogadicción y los efectos que acarrean en las familias, la vida de la sociedad y de las relaciones humanas.

Una preocupación pastoral, donde se ha definido al drogadicto como víctima al igual que el ciego Bartimeo que grita a Jesús “dame la mano ayúdame”, consideran que quienes están en la cadena del narcotráfico son pecadores, “el análisis es desde un punto de vista es desde fe”.

Mons. reitera el pedido de aunar esfuerzos para asumir la problemática, “queremos invitar a la comunidad a que lo sintamos como un problema propio de toda la comunidad, todos juntos asumimos el problema e intentamos darle una respuesta, por ello invito a todas las instituciones gubernamentales, no gubernamentales, privadas y religiosas a que lean toda la carta, que no se queden con uno o dos números, que vean el contexto y la sepan hacer propia, agarrarse de un punto descontextualizándolo significa tergiversar la intención y propuestas que tenemos”.

“Nuestra intención como pastores no es atacar a nadie, sino involucrarnos todos”, los Obispos de Bolivia expresaron su clara intención de evitar que la gente se tape los ojos y oídos frente a este tema, llamó a estar alertas para detectar las situaciones donde este fenómeno pueda crecer, lugares como la familia, centros educativos, barrios, etc, Mons. Scarpellini considera que sino tomamos una acción responsable en estos lugares nos arriesgamos nosotros mismos, “con la carta queremos evitar y alertar sobre esta dificultad y tomar conciencia del problema como tal”, finalizó.