Análisis

Mons Robert Flock: Venezuela “Amenaza” para los EEUU

Puede ser que fue un error diplomático y hace falta que los EEUU aclaré el sentido de su declaratoria que el gobierno de Nicolás Maduro sea una “amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad nacional y política exterior estadounidenses” Sin avalarla, puedo ofrecer la siguiente análisis personal.

A los EEUU le preocupa principalmente dos realidades provenientes de América Latina: narcotráfico y migración. El colapso de Venezuela, producto de su fracasado modelo económico, significará un aumento de ambos hacia los EEUU, porque muchos de los empobrecidos de este país optarán por una de estas “soluciones”. Por este motivo, no le conviene a los EEUU que cae la economía de Venezuela, y por lo que también se puede descartar las infundadas acusaciones de que EEUU quiere provocar semejante situación. Similar es la situación de Australia con Indonesia, que frente a la tensión por ciudadanos australianos condenados a muerte por narcotráfico en Indonesia su gobierno amenazó con enviar millones de refugiados a Australia.

Es fácil decir que los EEUU quiere el petróleo de Venezuela; en verdad lo que los EEUU quiere y le conviene, es independencia energética, para no depender de los países del Medio Oriente y otros con su típica inestabilidad y política ambigua que repercute en el terrorismo islámico y nos cuesta la vida de tantos ciudadanos. Así en los EEUU se ha promovido muchas inversiones e iniciativas de producción própia y alternativa. Para no perder mercado Arabia Saudita y OPEC ha mantenido su alta producción, provocando la caída del precio del crudo.

La versión de Evo Morales y supuestos “expertos” de que EEUU está preparando una intervención militar en Venezuela, no tiene elementos lógicos, fuera de seguir insistiendo en su mito del imperialismo estadounidense, para fines de popularidad política en Bolivia entre aquellos que no tienen acceso a más información fuera de lo que inventa y pregona el MAS. Si los EEUU realmente quisiera acabar Evo o Maduro, ya lo habría hecho; no le sería difícil.

En cuanto al supuesto imperialismo, vale reconocer que es el mercado consumidor de los EEUU que ha hecho levantar a China como potencia; en las tiendas de los EEUU, la mayoría de los productos provienen de China. Si los EEUU, quiere un imperio, como parece más bien el deseo de China, no le convendría fortalecer la economía de la potencia mundial de mayor competición.
Considerando los permanentes insultos provenientes de Morales y Maduro, estoy sorprendido por la paciencia diplomática de EEUU, que podría retirar por completo sus embajadas de Venezuela y Bolivia, además toda relación económica, sin perder nada, fuera de un foro para promover amistad (¿causa perdida?) y apoyo económico a estos países, justo para disminuir la migración y el narcotráfico. La versión de Morales y Maduro es producto de sus propios complejos y pretensiones. Dicen tender una mano, y que quieren relaciones de respeto mutuo, pero demuestran un odio irracional en cada discurso.

Mons. Robert Flock es Obispo Auxiliar de Cochabamba