Destacadas Sucre

Mons. Juárez: “Jesús, ¿para qué te ha creado el Señor? Para ser feliz, mamá, cumpliendo siempre la voluntad de Dios”

Gracias por su apoyo porque el obispo es nada sin su gente y los bautizados también son nada sin sus pastores…

La Eucaristía de este domingo en la Catedral de Sucre tuvo un sabor especial: Mons. Juárez agradeció al Señor sus 75 años de vida que se iniciaron un 22 de Julio de 1943. Y también agradeció el amor de sus padres que forjaron la vida de 10 hijos -monseñor fue el menor- y la vocación más tarde.

Aquella primera etapa de vida fue llena del amor, cariño, bondad, entrega y servicio de la mamá, viuda a los 30 años con ese tropel de hijos. Y bromeó monseñor diciendo que sus papás se adelantaron a la actual Ley contra el Racismo y toda clase de Discriminación pues engendraron 5 varones y 5 mujeres…

Cuando en familia se goza del cariño de los papás se crece en paz, serenidad… se marca el camino de una recia y equilibrada personalidad -apuntó el Arzobispo. Nuestra madre nos preparó en la catequesis necesaria para recibir los Sacramentos. Los domingos, a las 5.30 de la mañana ya andábamos listos para acudir a la Eucaristía. No faltan cosas para corregir en la infancia, pero si ésta es normal entonces las correcciones se sustentan en una buena y sana base personal.

No escondió monseñor el hecho de considerarse el niño mimado de la casa por ser el menor. Algo que ocurre en todas las familias en las que se vive la buena convivencia.

Después fue relatando los acontecimientos importantes de su crecimiento intelectual y vocacional, comenzando con su asistencia a un buen colegio de los PP. Salesianos. En el último año le propusieron ir a Valencia (España) para, concluido el Bachiller de entonces, iniciar el Noviciado y los estudios de Filosofía y Letras.

Con 21 años, el 3 de Noviembre de 1964, el Provincial me lleva al aeropuerto valenciano para viajar a Cochabamba porque se iniciaba la nueva Provincia boliviana salesiana. Fui destinado a un internado para 250 niños abandonados. Intenté ser un buen educador y maestro de tantos. Después vinieron los estudios de Teología y Pedagogía Social en Alemania.

 El 16 de Diciembre de 1972 recibió Mons. Juárez la ordenación sacerdotal de manos de Mons. Miguel Cabanellas. Le esperaba otro internado en Montero, Santa Cruz, donde había jóvenes no tan necesitados con quienes disfrutó de su amistad, creatividad y decisión durante casi 7 años.

Trabajó también en algunas parroquias. Y hacia 1983 le pidieron ser Secretario Adjunto de la Conferencia Episcopal, concluidos los estudios en Roma, en la Universidad Salesiana. Un día 18 de Junio fue consagrado Obispo Auxiliar de La Paz por el Nuncio, Mons. Santos Abril y Castelló, junto a Mons. Luis Sainz, Arzobispo, el Cardenal Mons. Julio Terrazas y más Obispos.

Después de 25 años en El Alto, el Papa Benedicto, en 2013, me destina a Sucre como Arzobispo -añadió monseñor. Y también dijo sonriente:  Pues a los 75 años me encuentro lleno de vida, con ganas de trabajar, más joven, más simpático que antes y lleno de ilusión y esperanza en la vivencia de esta hermosa vocación.

Tuvo un recuerdo cariñoso para tantos buenos educadores y pastores que le enseñaron la justicia y el derecho, para poner en práctica las palabras de Pablo a los Efesios, en la segunda Lectura de este domingo: Él ha hecho de los dos pueblos, judíos y gentiles, una sola cosa, derribando con su cuerpo el muro que los separaba, el odio.

Terminó su intervención subrayando la necesidad que tiene Bolivia de practicar la justicia y la igualdad. Una justicia no sometida a ningún poder político. Que no lleguemos al 6 de Agosto divididos como pueblo para así poder celebrar la efemérides que un día nos unió a todos los bolivianos para un proyecto común de Patria…

Vale la pena responder al llamado que el Señor urge. Nunca olvido las palabras de mi madre cuando preguntó en cierta ocasión: Jesús, ¿para qué te ha creado el Señor? Para ser feliz, mamá, cumpliendo siempre la voluntad de Dios.

Gracias por su apoyo porque el obispo es nada sin su gente y los bautizados también son nada sin sus pastores… Gracias de corazón.

 Sucre, 22 de Julio de 2018

[Autor: Mons. Jesús Juárez, sdb]

[Imágenes: CENACOM]