La Paz

Mons. Fernando Bascopé se puso de rodillas ante los niños y niñas que trabajan en las calles

En el frontis de la Basílica Menor de San Francisco en La Paz, Mons. Fernando Bascopé Obispo Castrense de Bolivia se puso de rodillas frente a los niños y niñas lustrabotas para mostrarles que Dios los ama y pidió en oración a Dios para que existan más personas generosas que sirvan a los niños con amor.

El Jueves Santo y en remembranza del lavatorio de pies que hizo Jesús a sus discípulos, la Fundación Arco Iris invito a autoridades y personajes nacionales para realizar por décimo quinta vez este signo de lustrar los zapatos de los niños y niñas lustrabotas.

En la reflexión Mons. Bascopé se puso de rodillas frente a los niños y les hizo saber que Dios los ama y no quiere verlos en las calles trabajando. De igual manera se dirigió a las autoridades para recordarles que la invitación del Señor inicia con el servicio “para ser autoridad hay que servir a los demás” remarcó.

Elevando su mirada al cielo pidió a los que estaban reunidos rezar a Dios para que existan personas que sirvan a los niños con amor y a una sola voz se hizo la oración del Padre Nuestro.