Pando

Mons. Eugenio Coter, Obispo del Vicariato Apostólico de Pando, invitó a los fieles a elegir el camino del bien.

Sobre esta cuestionaste reflexionó Mons. Eugenio Coter, Obispo del Vicariato Apostólico de Pando, al tiempo que invitó a los fieles a elegir el camino del bien.

“Al final de este Evangelio, quien ve es el ciego y quien no ve son los que ciegos no son.  Uno puede tener los ojos y vivir como un ciego y haber perdido la capacidad de discernir, de reconocer cuál es el camino y cuál es el bien”, dijo el Obispo haciendo hincapié en el Evangelio de Juan que este cuarto domingo de cuaresma  trató sobre el ciego de nacimiento.

La autoridad eclesial repaso los Evangelios que se reflexionaron los domingos de cuaresma desde el domingo de tentación en la que se reconoce en Cristo la verdadera respuesta. El encuentro de Jesús con la Samaritana, Dios que puede iluminar la vida, que da agua que verdaderamente puede ayudar a dar una respuesta desde lo más profundo del corazón.

Y este cuarto domingo, en el Evangelio destacó la pregunta “¿Soy una persona que ve o soy un ciego?”, en la reflexión hizo un pequeño relato que puso de relieve el encuentro con Jesús, que permite ver como las cosas toman color, permite al ciego ubicarse y le facilita la vida permitiéndole gozarla.

Los escribas y fariseos marginan a quien estaba ciego, pero el ciego con coraje y valentía reconoce el camino del bien y manifiesta su experiencia de aquel encuentro con Cristo.

“Quien ha abierto el corazón a Cristo sabe elegir el bien y sabe generar vida y libertad”. Concluyó el prelado.