Internacional

MONS. ENRIQUE SÁNCHEZ MARTÍNEZ: PASTORAL FAMILIAR: EJE TRANSVERSAL DE LA OBRA EVANGELIZADORA DE LA IGLESIA

Hace dos semanas nos reunimos en esta ciudad de Durango los equipos diocesanos de la pastoral familiar de toda la Provincia de Durango: Mazatlán, Torreón, Gómez Palacio, El Salto y Durango. El objetivo de la Reunión fue: “Profundizar sobre la realidad de la familia en México y en nuestra Provincia. Analizar la realidad de la pastoral familiar en la Provincia y revisar los acuerdos anteriores. Proponer nuevas iniciativas pastorales a favor de la pastoral familiar. Asumir como urgencia la Pastoral familiar”.

La pastoral familiar ha sido siempre una prioridad en los planes de pastoral de nuestras Diócesis. Ahora, convocados y animados por los obispos de la Provincia, nos proponemos relanzar esta pastoral para promover la familia en la Provincia. Además de lo que cada Diócesis realiza, buscaremos comprometernos en acciones a favor de la familia, que podamos realizar como Provincia.

Partimos de un análisis de la realidad de la familia en México y en nuestra Provincia. Esta realidad fue iluminada por el magisterio de la Iglesia sobre la familia, especialmente reflexionamos sobre los Mensajes que su Santidad Benedicto XVI dirigió al Encuentro Mundial de las Familias realizado en Milán.

Queremos dar continuidad a nuestra preocupación por la evangelización de la familia, especialmente hoy que somos conscientes de los ataques y dificultades a los que la familia se ve expuesta. Sabemos de las dificultades, los sufrimientos y esperanzas que hoy viven numerosas familias.

La Iglesia en América Latina nos invita a que la pastoral familiar “debe asumirse como uno de los ejes transversales de toda la acción evangelizadora de la Iglesia. En toda diócesis se requiere una pastoral familiar intensa y vigorosa, para proclamar el evangelio de la familia, promover la cultura de la vida, y trabajar para que los derechos de las familias sean reconocidos y respetados” (Aparecida n° 435).

Los obispos mexicanos en “Educar para una nueva sociedad”, hacemos énfasis en el papel e importancia de la familia en la tarea educativa (Cfr. 15), pero además, como ya se ha hecho en otras ocasiones, se reconoce el papel fundamental de la familia como “espacio vital e imprescindible, sujeto activo, lugar privilegiado y pilar de toda educación humana y cristiana” (Cfr. 64).

El papa Benedicto XVI nos anima: “Vuestra vocación no es fácil de vivir, especialmente hoy, pero el amor es una realidad maravillosa, es la única fuerza que puede verdaderamente transformar el mundo. Ante vosotros está el testimonio de tantas familias que señalan los caminos para crecer en el amor: mantener una relación constante con Dios y participar en la vida eclesial, cultivar el diálogo, respetar el punto de vista del otro, estar dispuestos a servir, tener paciencia con los defectos de los demás, saber perdonar y pedir perdón, superar con inteligencia y humildad los posibles conflictos, acordar las orientaciones educativas, estar abiertos a las demás familias, atentos con los pobres, responsables en la sociedad civil. Todos estos elementos construyen la familia. Vividlos con valentía, con la seguridad de que en la medida en que viváis el amor recíproco y hacia todos, con la ayuda de la gracia divina, os convertiréis en Evangelio vivo, una verdadera Iglesia doméstica”.

Durango, Dgo., 16 de Septiembre del 2012

 Enrique Sánchez Martínez
Obispo Auxiliar de Durango