Cochabamba

MENSAJE DEL ARZOBISPO DE COCHABAMBA POR LA FESTIVIDAD DE URCUPIÑA 2012

El 31 de este mes de julio empieza la quincena de preparación a la Fiesta de la Virgen de Urcupiña .

La mamaíta de Urcupiña nos espera, ella es una fuente de luz ella es la que ilumina el caminar de nuestra vida y la enriquece de esperanza.
La mamita de Urcupiña es la fuente del amor materno, desde su corazón llega a cada corazón Boliviano, a cada corazón cochabambino a cada corazón de devoto llega una expresión de calor y de amor que lo renueva, profundamente y llega hasta el más pobre, al que está atormentado por sus desgracias por sus mismas debilidades llega al preso, llega al huérfano, llega a la viuda, llega al anciano, llega al niño, el amor de una madre llega a todos, es por eso que la Fiesta de Urcupiña  atrae. Es una fiesta que une a miles y miles de personas, entonces es una fiesta que nos une a todos y nos hace familia orientada toda hacia la Madre que nos espera y nos acompaña.

Este año la Fiesta de Urcupiña tiene una definición propia que le viene de lo que el Santo Padre el 12 de octubre nos va a anunciar, nos va anunciar el comienzo de un año sobre la fe que importante es eso, que la Fiesta de Urcupiña sea definida y marcada por este tema de la fe.

Este tema define la vida de la Iglesia y es expresión de un fenómeno natural, piensen ustedes, la vida de cada persona, la vida de cada niño se define de la relación del niño con su madre y con su papa, los primeros días, las primeras semanas, los primeros meses de la vida, el niño aprende a relacionarse a tener sentimientos, a amar a la mamá, a reconocer al papá, a tener una vida. Esta primera relación del niño es delicadísima fundamental, hay aprende a tener confianza a tener seguridad a tener un contexto donde se mueve con libertad, el niño nace y crece en su personalidad con las primeras relaciones con mamá y papá.

De la misma manera el cristiano nace y crece con las relaciones con la Virgen María y con Dios nuestro Padre.

La Virgen nos introduce en la familia cristiana, nos hace hijos de Dios y nos pone esta relación que da luz a la vida de la persona e ilumina y caracteriza la vida de una sociedad. El cristiano por su fe actúa en la familia, la fe lo ayuda a resolver sus problemas, sus dificultades, la fe le da fuerza para entregarse, para dar su vida, la fe lo ayuda a comprender y soportar los problemas de una sociedad, de una justicia o de una desgracia, la fe es más fuerte que la muerte, como el amor, la fe y el amor son la misma realidad, son las verdades más fundamentales de nuestra vida y la Fiesta de Urcupiña de este año tiene este tono, esta definición .

Procuremos participar  por lo tanto con este interés y con esta fe en la Fiesta de nuestra mamá la Virgen de Urcupiña.

MONS. TITO SOLARI
ARZOBISPO DE COCHABAMBA