Destacadas

Mensaje del Arzobispo de Cochabamba por el Nuevo Año

AÑO NUEVO—VIDA NUEVA!

Empezamos un nuevo año, ofreciéndonos mutuamente mil augurios.
Naturalmente todos deseamos mirar adelante con esperanza.

El año nuevo nos da la oportunidad de renovarnos, de realizar lo que hemos empezado y quedó inconcluso o de cumplir algo que hemos soñado desde tiempo.

La Iglesia de Cochabamba, desde su pequeñez, pero con el corazón hinchado del Amor de Dios, tiene el profundo anhelo de testimoniar este mismo Amor en medio de nuestro pueblo y de ser luz de esperanza para todos.

Quisiéramos llegar con nuestro afecto más sincero y nuestros augurios a los chicos de la calle, a los presos, a los enfermos, a la gente del campo, tanto de las alturas como del Chapare, a los jóvenes, a las familias, a las comunidades religiosas, a los laicos de los movimientos, a los agentes pastorales, a los catequistas, a los diáconos y a los sacerdotes.

Buscaremos entonces los medios para que nuestros anhelos (votos) se hagan efectivos. Cómo haremos para que el 2.013 sea un año mejor?

Si queremos trabajar seriamente en una novedad de vida, empecemos poniendo a Dios en el primer lugar. Cultivando nuestra fe, pidiendo las bendiciones del Señor estamos poniendo los cimientos más seguros.

Un segundo criterio para construir un año mejor es entrar en nosotros mismos, alejándonos un poco de tantas exterioridades y fijándonos en lo que esté dentro de nosotros. El mundo interior es más importante de tantas exterioridades.

Luego hay que asegurar la paz del hogar. La familia debe tener su lugar y la precedencia sobre otras actividades e iniciativas. Los hijos son el tesoro que el Señor nos ha confiado. Es un tesoro delicado y exige tanto tiempo y tanta dedicación.

De todos modos no podemos pensar de tener un año nuevo si no ponemos unas semillitas nuevas en nuestro hogar.

Qué les parece si en la casa la familia se reúne cada día tres minutos a rezar?

Qué les parece si en la mesa se apaga la televisión para cultivar el diálogo entre padres e hijos y entre hermanos?

Encomendémonos a la Virgen María para que sea nuestra maestra y guía en el camino del nuevo año 2.013.

Felicidades! Muchas felicidades!

 

Mons. Tito Solari
ARZOBISPO DE COCHABAMBA