Cochabamba

Mensaje de Mons. Stanislaw Dowlaszewicz durante la inauguración del Encuentro Nacional de la Pastoral Juvenil

“Sean generosos para Dios, para los demás y para sí mismos”

Muy queridos jóvenes:

Que el 2013 sea un año en que cada uno de nosotros abra de par en par las puertas de su corazón para que Cristo, que se hizo hombre, habite en nosotros. Es una primera misión que nos toca a cada uno, hacerse pesebre para Jesús, Él vino para que tengamos el sentido claro para nuestro caminar como pastoral Juvenil de Bolivia.

Les agradezco a los que dejaron de lado sus preocupaciones  personales y sus trabajos para venir ( al encuentro nacional de PJV) y compartir entre todos ustedes lo que han escuchado y vivido  para así ayudar a los demás jóvenes  de nuestra Patria Bolivia a encontrar el camino, ayudarles a decir: “Hemos encontrado al Señor”.

Muy queridos jóvenes, aunque el tiempo de navidad  ha terminado, la verdad de ese tiempo siempre está en vigencia; Dios se manifiesta y no solamente en Belén, no solamente en el momento o en que se presentaron los reyes magos, sino que también debe manifestarse en nosotros, tenemos que ser discípulos  verdaderos, coherentes y perseverantes, con mucho ánimo.

El plan pastoral de la Pasroal Juvenil Vocacional de Bolivia.

Creo que el Plan Pastoral (de la Pastoral Juvenil Nacional) que en este tiempo van a reflexionar de nuevo, sobre todo en las etapas de formación para la juventud,  comienza en Belén, ahí donde Dios se hizo hombre. Ahora, aprovechen  sus cualidades, su buena voluntad, sus grupos parroquiales para que este camino sea claro, no buscando su propio bien sino el bien de los jóvenes, el bien de la Iglesia local porque ahí  este plan pastoral debe implantarse y realizarse.

Compartan con los demás diciendo que vale la pena optar por Cristo y seguirle a Él. El plan pastoral que  hemos elaborado y aprobado sirve  precisamente para eso: para encontrarse con Cristo.

La peregrinación de la Cruz de la Jornada Mundial de la Juventud

Vamos a vivir este año la gran peregrinación  de la cruz de las Jornadas Mundiales de la Juventud. La Cruz que fue bendecida durante el encuentro de los Obispos y con la participación de ustedes, fue un signo de mucha fe y también de mucha alegría por parte de ustedes. Ahora hay que asumir esa cruz, no para esconderse detrás de ella sino para abrazarla y si hay necesidad cargarla sobre sus hombros y hasta defenderla si hiciera falta.

Apoyen esta peregrinación  de la réplica de la cruz de las jornadas para que también sea un momento de despertar un nuevo compromiso más concreto y también coherente, que seamos jóvenes católicos comprometidos de obra y testimonio, no solamente de palabra.

Seguimos preparándonos para la jornada Mundial de la Juventud. En este afán de ir al encuentro que sea como una peregrinación, como algo que va a renovar nuestro espíritu y compromiso de bautizados; tomemos la Jornada Mundial de la Juventud como una peregrinación y no solamente como un turismo para conocer el país vecino.

48 horas de solidaridad.

Durante este encuentro también buscamos impulsar  la campaña de “48 horas de solidaridad” que debemos realizar todos los grupos juveniles este año. Busquen la manera  para  demostrar que en este tiempo  también la juventud tiene su fuerza, su valor y también vivan la alegría de ser jóvenes hoy día en esta realidad donde Dios nos ha puesto. En sus familias, colegios, universidades, grupos y movimientos, sean ahí personas y jóvenes de gran valor moral y espiritual.

El patrono litúrgico del día de hoy es San Francisco de Sales, él  decía: “como las plantas deben dar frutos porque para eso fueron creadas  por Dios” también  cada uno de nosotros, los bautizados, con su vida, compromiso y testimonio debe ser el fruto  de la santidad y de la perfección para los demás.

Aunque no estoy físicamente con ustedes, con mi espíritu y mi oración voy a acompañar para que este encuentro produzca frutos, estos frutos que también vamos a vivir terminando estas etapas de la formación hasta llegar a Cana de galilea donde la Virgen María nos ha dejado como herencia a su hijo “haga todo lo que Él les diga”

¡Ánimo jóvenes, sean entusiastas y no apagados, no olviden que si no se hacen como jóvenes no entrarán al reino de los cielos…!

Mons. Estanislao Dowlaszewicz Bilman, Obispo responsable de la Pastoral Juvenil Vocacional de Bolivia.

24 de enero de 2013.