Santa Cruz

Mensaje a los candidatos: “Llevar al pueblo hacia la paz verdadera y duradera” Mons. Sergio Gualberti

El Arzobispo de Santa Cruz Mons. Sergio Gualberti exhortó a los candidatos que postulan a la presidencia de Bolivia “Dejen a un lado los afanes de poder, las prácticas de confrontación y de antagonismos en búsqueda de hegemonía” Por otro lado les planteó que se “asuman actitudes de servicio con miras al bien común, para abrir caminos de una nueva justicia e igualdad que lleven hacia la paz verdadera y duradera.”

El prelado rememoró el pasaje bíblico de los obreros de la viña para referirse a los criterios de valoración y distribución equitativa justos que espera el pueblo de la administración, al respecto afirmo que “Por eso no nos asombran las quejas de los peones que reclaman mayores méritos y derechos en base al criterio de valoración y distribución equitativa conforme al sentido de justicia social.”

Mons. Gualberti aclaró que los criterios de valoración de Dios se rigen por el amor, la gratuidad, e igualdad. volcando nuestra escala de valores y nuestra concepción que clasifica a las personas en base a criterios de economía, de poder y de prestigio”.

Con relación a los privilegios y preferencias de los que se rodea el ser humano, Mons. Gualberti enfatizó que la preferencia de Dios “es para recrear entre todos los seres humanos la igualdad y fraternidad vulneradas por el pecado, dando predilección a los pobres y marginados, víctimas de un sistema injusto y discriminador.”

Mons. Gualberti al denunciar que aún en nuestra sociedad existen excluidos de la vida de la sociedad, los que no cuentan nada. “Jesús, desde estos “don nadie”, instaura una nueva manera de relacionarnos entre personas, marcada ya no por la dominación, la injusticia y la disparidad, sino por el amor, la igualdad y la fraternidad.”

El Arzobispo demandó al pueblo de Dios a responder a la llamada de parte de Dios con disponibilidad y generosidad, “dar testimonio “cambiar nuestros criterios, actitudes y juicios, a menudo mezquinos y duros, y asumir pensamientos y actitudes de misericordia y perdón hacia los hermanos”

Al concluir su Homilía Mons. Gualberti invocó la bendición del Señor sobre la ciudad y departamento de Santa Cruz que el miércoles próximo celebran un aniversario más del grito libertario, “para que todos los ciudadanos tomemos conciencia del llamado del Señor a trabajar en su viña, es decir a ser testigos del reino de Dios en la construcción de nuestra sociedad cruceña más fraterna y solidaria, basada en la libertad, la igualdad y la justicia”