Análisis

Los medios y el doble aguinaldo

Este año estamos terminando con muchos conflictos en todas las regiones del país. A través de los medios de comunicación podemos testificar cómo cada región, cada ciudad van informando de sus problemas que fueron comunes estos días: el transporte, los pasajes, el alza de los productos y otros. Pero algo que nos llamó la atención fue que todos los entrevistados se referían de alguna manera al doble aguinaldo. ¿Este decreto será el culpable de todos los problemas que estamos viviendo?

¿Los medios de comunicación están magnificando este decreto? ¿Será parte de una prebenda para las próximas elecciones?

Si el decreto está pensado en las elecciones presidenciales, no sería algo nuevo para la historia del país. Las prebendas en política no son novedades. Desde el retorno a la democracia, los partidos políticos diseñaron diferentes estrategias para conquistar el voto del ciudadano. Es decir, buscaban maneras de atraer la atención de los electores en sus campañas, por ejemplo, en los 80 y 90 los partidos políticos de ese entonces, ADN, MNR, MIR, Condepa, UCS y otros,  utilizaban maneras de atraer votos: distribución de alimentos, regalos en material de trabajo y construcción, compromisos de empleo en el aparato estatal y otros.

El diagnóstico realizado por instituciones políticas de ese entonces señalaba al boliviano como un ser sin identidad partidista y por eso, permanentemente iba cambiando sus preferencias partidarias. Se calificaba a toda esa población como un “electorado flotante”. No estaba asegurado su apoyo, entonces, se debía reforzar estas alianzas preelectorales. De ahí se puede explicar la cantidad de “regalos” que eran destinados a estos sectores.

¿Qué rol jugaban los medios de comunicación? Los medios se constituían en el complemento ideal porque las propagandas estaban destinadas a mostrar al candidato como un benefactor de la sociedad, de la gente pobre, de los desposeídos. En esa lógica de construcción de imagen política, los medios cerraban el círculo estratégico de la democracia. Es por eso que no era extraño encontrar a un político como dueño de un medio de comunicación. Demás está decir, que no todos ganaron. Hay muchos que gastaron todo su dinero en regalos y no lograron su objetivo. En cambio, a otros les funcionó la estrategia y lo primero que hicieron, una vez en el poder, fue recuperar lo invertido en la campaña, principio de corrupción

En la actualidad, si bien no es muy evidente esta situación, el interés no cambió, los medios son fundamentales para conquistar a la opinión pública, es decir, ayudan a la popularidad. De esta forma el pensamiento del político se fue acostumbrando a “dar para recibir”. ¿El doble aguinaldo estará dentro de esta forma de hacer política? No sabemos por el momento, el tiempo se encargará de responder a esta pregunta.

Lo cierto es que con estas medidas políticas que lanza el Gobierno, al parecer no bien analizadas, está provocando nuevamente un desequilibrio económico y social en todos los sectores del país. Es decir, está rompiendo el equilibrio que el mismo Gobierno se encargó de difundir. Los medios de comunicación no están ayudando a que la opinión pública cambie de parecer respecto a este decreto y los conflictos generados tampoco ayudan a salvar la imagen.

La radio, la televisión, la prensa y las redes sociales son los testigos de cómo la expresión de la población relaciona todos los conflictos con el decreto del doble aguinaldo.

El autor presidente del Colegio de Comunicadores Sociales de Cochabamba