Destacadas

Los Linchamientos van contra la vida y contra Dios

Mons. Tito Solari, Arzobispo de Cochabamba destacó que los linchamientos son una forma de ir en contra de la vida y en contra de Dios. Las declaraciones fueron hechas en el marco de los constantes linchamientos que se ha estado originando en nuestro país.
El Arzobispo de Cochabamba se refirió a los linchamientos como un tema que trae consigo mucho  dolor, recordó dos casos particulares de linchamientos en los que tuvo que intervenir en representación de la Iglesia.

El caso de Marcos

“Estos caso se dan en todas partes pero el más fuerte es el caso de Marcos de Vidrio Lux, hace dos años, ese chico había crecido sin padres, su mamá vendía en la cancha, el chico no se quedaba en la casa, después cuando ya era más grande se daba vueltas por los barrios, empezó a robar y cuando llego a sus dieciséis años el chico empezó  asaltar, a herir, a atacar a la gente”, dijo el Arzobispo recordando un caso de linchamiento que se dio en la zona Sur de Cochabamba.

“… la policía lo conocía lo agarraban lo llevaban al puesto policial y después de pocas horas lo soltaba, porque era un chico  menor de edad”, resaltó.

¿Pero  después qué paso?  , menciona relatando la historia Monseñor;  “La última vez la comunidad lo agarro, lo denunció, vino la policía lo agarro se lo llevo en carro, pero luego de unas cuantas cuadras lo soltó. Eso fue detónate, la comunidad no aguanto más, lo agarro al chico lo lleno de gasolina y lo quemo”.

A la historia monseñor agrega “Yo le cogí al chico en el hospital, estaba con quemaduras impresionantes, el chico me decía ¡ayúdeme Padre ya no lo boya hacer más, ayúdeme padre!, sus expresiones eran dolorosísimas. Un  Hospital de Estados Unidos viendo la foto en el periódico, vino con aéreo ambulancia, recogió al chico, lo llevo a Estados Unidos para que este sea salvado, no pudo sobrevivir,  murió.

El Arzobispo de Cochabamba dijo que una de las consecuencias claras de un ineficiente sistema de justicia en nuestro país son los linchamientos “…Son casos dolorosos pero son lecciones muy claras, en estos límites y no creo que tampoco que solo sea la Policía, si no que la justicia que tiene que intervenir, también la misma sociedad que tiene que hacer algo, en sí todos. Chicos abandonados, no tenemos que dejar en la calle, la cosa más grave es que expresemos la conciencia, la permisividad de dejar a jóvenes en la calle, los chicos no deben estar en la calle, no tiene que estar  en la calle, porque la calle les mata, los hace delincuentes”, destacó.