Internacional

LLAMADO DE INSUBORDINACIÓN CONMUEVE IGLESIA AUSTRIACA

(EVARED) – Un llamado a la desobediencia civil de un grupo de sacerdotes austríacos, ávidos de reformas, encuentra un fuerte apoyo en la opinión pública y conmociona a la jerarquía de la Iglesia Católica.

Frente a la rebelión, el cardenal Schönborn expresa a la vez emoción y severidad. “Un llamado público a la insubordinación me conmueve”, respondió a los rebeldes, al mismo tiempo que no descartó aplicar sanciones. “Quien abandone el principio de la obediencia destruye la unidad”, subrayó.

Según una reciente encuesta, cerca de tres cuartas partes de los austríacos consideran “justas” las reivindicaciones de esos sacerdotes que enfrentan la ley de Roma y la autoridad del Papa.

Entre otras reivindicaciones figuran la ordenación de mujeres y personas casadas, grandes tabúes de la Iglesia. Preconizan también la comunión para las personas divorciadas y piden que se permita a los practicantes no ordenados, tanto hombres como mujeres, pronunciar sermones y dirigir parroquias, para paliar la crisis de las vocaciones.

Unos 330 sacerdotes apoyan activamente el manifiesto, según el sitio en internet de ’la Iniciativa de los sacerdotes’, creado en 2006.

Según el sacerdote, Helmut Schüller, más de la mitad de los eclesiásticos simpatizarían ya con las reivindicaciones.

En el muy tradicional Tirol, el monje superior de una importante abadía benedictina, Anselm Zeller, les dio un apoyo inesperado: “Cuando los sacerdotes llaman a la desobediencia, es un hecho inquietante”, declaró al diario Tiroler Tageszeitung.

Incluso llegó a cuestionar el celibato, al considerar más importante animar las vocaciones de los sacerdotes de los que carecen cruelmente Austria y Europa. “El celibato no es lo más importante”, agregó.