Internacional

La Presidenta con el Episcopado: Saqueos y drogas, ejes de las conversaciones

(Buenos Aires / Argentina) La presidenta Cristina Fernández recibió este jueves 12, en la residencia de Olivos, a la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina, que preside monseñor José María Arancedo, arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, en un encuentro en el que la lucha contra el narcotráfico y los recientes saqueos al amparo de una protesta policial fueron motivo de las conversaciones.

“Ella estaba preocupada por todo lo que puede significar que en una fuerza de seguridad haya pasado esto” y consideró que “esto no tiene que volver a pasar”, dijo Mons. Arancedo en rueda de prensa tras la reunión.

“Se habló en general de todo lo que pasaba en las provincias”, agregó.

Al ser consultado sobre los conflictos de los uniformados, monseñor Arancedo consideró que “a la Policía la necesitamos en su puesto”.

El arzobispo santafesino afirmó que en el encuentro “se habló del Sedronar” y que a la Iglesia le “parece correcto” que un sacerdote, como Juan Carlos Molina, “esté con la asistencia y acompañamiento” a los adictos, en una tarea que comparó con “una función pastoral” y “no haciéndose cargo del delito de narcotráfico”, porque dijo: “para eso están otras instancias del Gobierno”.

Consultado por la prensa sobre qué le respondió la Presidenta, Arancedo reveló que “ella dijo que quiere poner todo lo que esté a su alcance, por eso (eligió en ese cargo) al sacerdote que es conocido de ella” y opinó que “ha sido una respuesta de compromiso” para trabajar en la “prevención y en la asistencia” de las adicciones.

La jefa de Estado estuvo acompañada por el secretario de Culto de la Nación, Guillermo Oliveri.

En tanto, monseñor Arancedo asistió junto a los restantes integrantes de la Comisión Ejecutiva: monseñor Virginio Bressanelli, obispo de Neuquén; monseñor Mario Antonio Cargnello, arzobispo de Salta y monseñor Enrique Eguía Seguí, obispo auxiliar de Buenos Aires.

El prelado santafesino calificó de “cordial y respetuoso” el encuentro con la Presidenta, a quien le obsequiaron los últimos documentos del papa Francisco.