Análisis

LA POSTERGACIÓN DEL CENSO

Cuando la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de Ley N.º 0395, que ratifica el convenio suscrito entre el Estado boliviano y el Banco Mundial (BM) por $us 50 millones destinados al nuevo Censo de Población, Vivienda y Agropecuario que se debía llevar a cabo este año, el presidente Evo Morales anunció la postergación del mismo para 2012. Adujo que todavía había que realizar ciertos ajustes y preparar con tiempo el proceso.

Y como se ha informado, el costo total de este proceso asciende a $us 56 millones: 50 millones son los que se va a financiar con este crédito y 5,7 van a ser proporcionados por el Tesoro General de la Nación (TGN), puesto que la realización del censo, como está dicho, requiere de una actualización cartográfica que se estima tenga una inversión de $us 16,5 millones; el censo de población y vivienda, 15,1; el censo agropecuario, 22,3, y las encuestas domiciliarias, 1,5, por lo cual el crédito cubrirá las tres etapas del censo: la preparación, la aplicación del censo y la publicación de los resultados por el ente ejecutor, el Instituto Nacional de Estadística (INE), que además será el responsable de las estadísticas oficiales.

En 186 años de vida republicana, Bolivia solo realizó diez censos de población, cuatro de vivienda, dos de establecimientos económicos y dos censos agropecuarios. Para esta gestión se tenía previsto realizar el primer censo del Estado Plurinacional, que debía recoger no solo la distribución territorial, que es nueva, sino también el reconocimiento que hace la Constitución a los pueblos y naciones indígenas y originarias, porque además lo están exigiendo con medidas de hecho.

Lo cierto es que el censo de población y vivienda debe realizarse cada 10 años y dado que el último se realizó en 2001, este año correspondía uno nuevo, porque los datos que proporciona son la base para la reasignación de recursos y la redistribución adecuada de escaños en el Parlamento.

Además, la postergación del censo para 2012 afectará a la economía de los diferentes municipios y departamentos, ya que son varias las regiones que han experimentado una masiva migración poblacional en la última década.

Postergar el censo, asimismo, afecta seriamente a la economía de ciertos departamentos y municipios como Santa Cruz y El Alto, principalmente, porque son las ciudades que más han crecido por la numerosa y sostenida llegada de gente del interior. Al respecto, la presidenta del Concejo Municipal, Desirée Bravo, denunció que Santa Cruz pierde más de Bs 110 millones por año debido a la falta de actualización de los datos demográficos, al tiempo de informar sobre una reunión para analizar y determinar los pasos a seguir con relación al anuncio del Gobierno en sentido de postergar un año la realización del censo. Veremos qué pasa. ¡Hasta la próxima!