Internacional

LA INDIFERENCIA ES EL MAYOR FLAGELO DE NUESTRO TIEMPO

(Posadas) El obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez, insistió en destacar que la religiosidad es uno de los rasgos que hacen a la identidad cultural latinoamericana”, pero también en señalar “la necesidad de profundizar el proceso evangelizador de la misma. Así como el acentuar los itinerarios de la fe en orden a superar los errores y desviaciones que se dan en la búsqueda de Dios de nuestro pueblo”.

“Pero el mayor flagelo en nuestro tiempo proviene de la ‘indiferencia’, no solo en lo religioso, sino en todos los aspectos. Una especie de ‘nihilismo’ que lleva a un vacío existencial y a un cierto ‘auto suicidio’ y vaciamiento del sentido de la vida”, advirtió en su reflexión semanal.

Ante esta problemática, el prelado consideró que “con todos pero en especial con los jóvenes, debemos profundizar sobre la necesidad de volver a Dios para recuperar el gozo profundo que da el saber que la vida está cargada de sentido”.

“Quizá cuando avanzamos en esta reflexión a muchos les cueste captar que nos hemos excedido en vivir ‘solo’, reitero ‘solo’, en las circunstancias que van generando expectativas que duran algunos días, a veces meses y en general horas. Como sumergidos en nuestro tiempo post moderno vivimos en general fragmentadamente y en una especie de ‘zapping cultural’. Este exceso de información y atención ‘solo fenoménica o superficial’, a veces inconsistentes y sensacionalistas, nos deja vacíos e insatisfechos”.

Tras indicar que “éste es el drama del secularismo, o de un humanismo sin Dios, sin encarnación y Pascua, y después sin dignidad humana y sin valores. La reflexión de este tema es clave porque nos permite discernir como vivir, con plenitud o con vaciamiento”, estimó que “la sola mirada fragmentada, de la cultura del zapping, o bien ordenada solo por el consumo y el materialismo es uno de los problemas que debemos encarar, para salir de la actual crisis de la civilización o de valores que padecemos en la cultura actual”.

El prelado dijo en este sentido que “volver a lo esencial del cristianismo siempre será novedoso, y el encontrarnos con Jesucristo nos permitirá experimentar lo que nos enseña la parábola que nos habla del ‘tesoro’. En este domingo en que el Señor nos habla del Reino de Dios, quizá nos encuentre sumergidos en urgencias, pero perdiendo la comprensión de lo importante, ‘el tesoro’ que nos anima a caminar bien en las circunstancias del día a día”.

Por último, monseñor Martínez interpeló: “¿Los cristianos sabemos que formamos parte de este Reino y que somos portadores de un ‘tesoro’, o creemos que esto es para algunos piadosos y piadosas? ¡Pidamos el don de la fe para que podamos ver!”+