Oruro

LA EUCARISTÍA ES EL TESORO MÁS PRECIADO DE JESUCRISTO PARA LA HUMANIDAD

El Sacramento de la Eucaristía es el tesoro más preciado que pudo recibir la humanidad de Jesucristo, pues representa la alianza definitiva con Dios, manifestó ayer el Obispo de la Diócesis de Oruro, Cristóbal Bialasik en la celebración del Corpus Christi o Cuerpo de Cristo.

“El sacramento de la Eucaristía, es el símbolo de Alianza con Dios, es como recibir el océano inmenso de su gracia, la Eucaristía es el tesoro más preciado que pudo recibir el hombre del Señor”, manifestó Monseñor Bialasik en la celebración de la Santa Misa, añadiendo que ante el misterio de la fe, el feligrés se recoge en silencio como significado de profunda gratitud con Dios, sentimiento descrito por el beato Juan Pablo II como el “Asombro Eucarístico”.

Centenares de feligreses orureños, representantes de la Policía y algunos concejales del Municipio de Oruro recordaron ayer la institución de la Eucaristía en la Iglesia Católica, primero en la celebración de la Santa Misa y luego en la tradicional procesión que fue modificada en algunos detalles como por ejemplo que la Custodia, elemento litúrgico que atesora la hostia o Cuerpo de Cristo, fue transportada por feligreses y no así por Monseñor Bialasik que junto a sacerdotes de la Diócesis acompañaron la romería que en su recorrido contó con 6 altares, el primero emplazado en las calles Adolfo Mier entre Presidente Montes y La Plata, el segundo en exteriores del Gobierno Autónomo Municipal de Oruro, luego en el templo de San Francisco, en el Mercado Campero, en el edificio del Club Oruro, para concluir en La Catedral.

La primera autoridad eclesial del departamento, también indicó que la hostia o Jesús Eucarístico, es el pan del cual se debe alimentar la humanidad, para convertirse en testigos valientes y humildes de la fe católica.

“Necesitamos este pan para crecer como cristianos en el amor, condición indispensable para la nueva evangelización de las familias orureñas”, sostuvo Bialasik.

De esta forma se cumple lo que Jesús enseñó a sus discípulos, recordó el Obispo haciendo referencia a una frase de Jesucristo en el Santo Evangelio: “Así como yo os he amado, amaos los unos a los otros”.

Asimismo, Monseñor indicó que la celebración de Corpus Christi es un compromiso para caminar a la santidad a través del servicio al prójimo que encomendó el Señor.

“El amor es una condición necesaria para valorar y respetar a la dignidad de todas las personas, en tanto que el egoísmo como el peor enemigo de la convivencia fraterna, por ser una fuente de discordia y violencia y otros; sin el amor nada subsiste, ni tiene valor”, reflexionó Obispo Cristóbal Bialasik.