Santa Cruz

“Jóvenes para los jóvenes” Entrevista a Carlos Alberto Soria B. (Beto).

La siguiente entrevista fue realizada por el Boletín Salesiano, al compositor de la Canción de la Visita del Papa Francisco a Bolivia, ántes de ganar el concurso.

Carlos Alberto Soria B. más conocido como “Beto”. Él es músico católico contemporáneo que vive el carisma salesiano, es Lic. En Ing. Comercial y trabaja como Gerente de unidad en Ingemaq S.R.L., esta casado con Jesabel Ana Vallejos Guerra, tienen dos hijos: Cristiane Valentina (año y cuatro meses) y Matías Nicolás (tres semanas). Sus padres son Vitaliano Soria Ribera (+) y Blanca Balderrama Vda. De Soria. Sus hermanos María Teresa, Juan Carlos, Miguel Ángel y Blanca Rogelia.

¿Cómo conociste a Don Bosco y a los salesianos?
Fue mediante mi madre, que sin decirme nada me comprometió con las hermanas de la capilla Ntra. Señora del Rosario (Barrio Lindo – Santa Cruz) que iba ir a tocar la misa (en la animación musical) ya que no había músicos. Me vi envuelto en un lio, ya que no quería ir porque sentía que me estaban obligando. Pasado un tiempo me di cuenta que no fui llevado a la fuerza, sino que el Señor en su bondad me llamo de la forma más hermosa y dulce, pidiéndome lo que a mí más me gusta y mejor se hacer… la música.

Luego las hermanas Fabiola Braham y Rosita Buitrago me invitaron a asistir a distintos retiros y encuentros salesianos a los cuales no dude ni un momento en asistir. Fue en estos encuentros donde me fui empapando de este hermoso carisma. Recuerdo que para mí fue impresionante ver en un encuentro en Don Bosco Central como tantos jóvenes se divertían de una forma tan diferente y sana, que contagia alegría e iba llenando cada espacio de mí de ser. En ese instante fue cuando me enamore de Don Bosco, de su historia, de sus sueños, de la mirada que invitaba a ser un hijo suyo.

Decidí evangelizar con la música para todo mundo, especialmente para los jóvenes así como San Juan Bosco lo hacía: dando todo sin medida. Tuve la dicha de tener el apoyo de mi familia, de las hnas. Aracely Gutiérrez (+), Fabiola y Rosita (Hijas de los Sagrados Corazones de Jesús y de María) y de los padres salesianos: Ciro Montemurro, Iván Mamani y Juan Aparicio entre otros que me llevaron a vivir el amor de DIOS con un carisma joven, atrevido, lleno de vida, a contracorriente y misericordioso.

Para mí fue algo único y emotivo cantar ante la Urna de Don Bosco, horas, días, viajar junto a él y llevarme por distintos lugares. Sentía que se hacía viva el coro de la canción vive tu amor:

“Hoy tu estas aquí, en cada momento contigo me siento mejor.
Hoy tu estas aquí, y en cada espacio de mi alma vive tu amor, vive tu amor”.
Puedo decir con convicción que Don Bosco y los salesianos son unos de los pilares fundamentales de mi vida, ya que conocí a Jesús por ellos.

Fue de esta forma que conocí a Don Bosco y a los salesianos, tal vez de una forma diferente pero capaz de transformar una persona, y así llevar la luz a través del sonido.

¿Quién es Don Bosco para ti?
Don Bosco para mi es una bendición en mi vida, es un estilo de vida. Es aquel que me lleva a conocer a Cristo con humildad, sencillez, con alegría, es el que va mano a mano conmigo, joven salesiano sembrando concordias y signos de amor. Es un ejemplo de padre para mis hijos. Es el amigo que todo joven quiere tener. Es un intercesor tremendo en distintas situaciones que tuve. Don Bosco es mano amiga que va avivando nuestros pasos en la fe, haciendo sentir a cada joven amado. Él es el mejor maestro que ha implementado el sistema preventivo para que podamos ser mejores personas.
Simplemente él es el amigo bueno que me presento a Jesús.

¿Cómo ha influido el carisma salesiano en tu vida?
El carisma salesiano sin duda es algo que lo llevo en mi piel, en mis sentidos y en mi corazón, que día a día lo hago presente en mi vida, en mi hogar, en mi trabajo y en mi canto. Gracias al carisma salesiano aprendí a amar a mi prójimo, aprendí que estando siempre alegre puedo alabar a Dios de una manera muy hermosa.

En mi trabajo lo pongo en práctica con el personal valorando el trabajo que hacen, así ellos mismos se sienten valorados y que hay alguien que vela por ellos. En mi hogar conjunto con mi esposa también de carisma salesiano, a pesar de que mis hijos son todavía bebes, ya le cantamos canciones de encuentros y la mayorcita ya trata de hacer algunos pasos de dinámica. Y en persona es total. Incluso cuando compongo las canciones salen esa esencia salesiana. En conclusión trato de que se viva el espíritu salesiano en cualquier actividad que realice.

Como mensaje quiero decirles a los jóvenes que sean para los jóvenes los Don Boscos del presente, llevando a Cristo en sus corazones, que sean sal de la tierra. Don Bosco cumplió cuando dijo que hasta el último suspiro lo daría por nosotros los jóvenes, pues nosotros también tenemos que desvivirnos por ellos, pues tenemos que ser testimonio del amor de Cristo que murió y resucito por nosotros. DIOS te ama.