Análisis

INFORME SECRETO DE LOS YATIRI

Mientras el Canciller del Estado Plurinacional, Multicolor y Folklórico asombraba a los marchistas benianos con sus conocimientos esotéricos, permanecí al lado del yatiri Wayruru en nuestro Centro de Control ubicado en el “Malena”, a 4 mil metros de altura sobre el nivel del mar, donde nos llegaban los permanentes informes de nuestros yatiris Calimán y Titirico destinados en “La Embocada”.

Wayruru y este aprendiz de brujo andino nos hallábamos completamente seguros de que el conflicto creado a raíz de un camino entre Cochabamba y Beni generosamente financiado por una empresa brasileña muy cercana al expresidente Lula sólo podría ser solucionado con el concurso de los brujos andinos bolivianos conocidos como yatiris y los brujos brasileños pertenecientes a la Macumba Brasileira.

De ahí dimana nuestro conocimiento acerca del convenio que suscribió nuestro presidente Evo hace cuatro años y sin consultar a los indígenas benianos que hoy tratan  de hacer escuchar su voz.

El yatiri Calimán nos informó que apenas llegó a la zona, lo primero que hizo fue presentar a la Pachamama una ofrenda tradicional que nosotros llamamos “k´oa” a base de semillas que exhalan un perfume especial y sagrado, el cual despierta la sed de la Pachamama a la cual el oficiante trata de aliviar mediante el vertido de pisco y alcohol.

Cumplida esa labor inicial, Calimán nos declaró que había procedido a embrujar a los principales dirigentes de los benianos marchistas mediante la ingestión de un brebaje fabricado con hojas de coca y el recitado de algunas plegarias.

Preguntamos al yatiri Calimán acerca del resultado que obtuvo con su accionar que nos pareció fantástico, respondiendo el yatiri: “Casi todos los benianos marchistas pudieron escuchar la exposición de nuestro canciller Choquehuanca que duró varias horas y con la cual enseñó a los casi indoctos marchistas dos palabras nuevas que él había inventado y que no eran otras que “cosmobio visión” y “el pensamiento”, que es muy diferente “al pensamiento”.

Al final, nuestro esotérico Canciller de origen aymara dijo una verdad decepcionante para los marchistas benianos: “que él no podía enmendar ni corregir las decisiones del presidente Evo Morales”.

Los informantes del yatiri Titirico (pariente del gobernador de La Paz, el señor Cocarico) coinciden plenamente con lo que relató el yatiri Calimán.

El canciller Choquehuanca aceptó que los marchistas le pidieran una carta del presidente Morales aclarando su posición, la cual será esperada, aunque alguien sospechó que dicha carta podría ser escrita en sánscrito, lengua que domina el jefe de la diplomacia boliviana.