Sucre

Iglesia insta a preservar la unidad de las familias

TRAS EL CIERRE DE UN ENCUENTRO NACIONAL.

Más de 500 familias católicas del país se reunieron en Sucre.

Instando a preservar la unidad de la familia, considerada por la Iglesia Católica como el mayor tesoro del hombre, ayer, con una eucaristía en la plaza de La Recoleta, concluyó el Encuentro Nacional de Familias que durante tres ­días congregó a más de 500 familias llegadas de varios rincones del país.

“Es gratificante todo esto que hemos vivido, ha sido un signo para Bolivia y los bolivianos, que el valor de la familia siga siendo fundamental, una familia centrada en el amor y centrada en la presencia de un Dios que acompaña y quiere la felicidad para el hombre”, manifestó la delegada Episcopal para la Pastoral Familiar de la Arquidiócesis de Sucre, Carla Gómez.

En el Encuentro, las familias que llegaron de varias ciudades del país participaron en más de una decena de taller simultáneos donde se profundizaron temáticas relacionadas a la familia.

“Invitar a todo el pueblo de Sucre a seguir viviendo este valor de la familia, el amor entre el hombre y la mujer, la fortaleza encontrada en la crianza de los hijos; es ese el espacio que tenemos los hombres para encontrarnos a nosotros mismos y para saber quienes somos; entonces cuidemos, es el mayor tesoro que el hombre tiene, lo más grande es la familia y está en nuestras manos y si lo cuidamos podemos lograr un futuro mejor para nosotros, para nuestros hijos y para Bolivia entera”, dijo Gómez a manera de evaluación.

Fue la primera vez que se realizó un encuentro familiar de estas características en Sucre y se pretende su institucionalización replicando el encuentro mundial que se organiza cada tres años.

“Agradecer profundamente a monseñor Jesús Pérez, quien a pesar de no haber estado con nosotros físicamente, si hemos sentido su presencia en la oración y esa presencia constante a través del saludo, no solamente en estos tres días, sino a lo largo de todo el proceso; él ha sido el Obispo que ha propuesto y ha dicho Sucre puede ser la sede y gracias a su apoyo como Pastoral Familiar de Sucre sentimos la firmeza de poder servir a las familias chuquisaqueñas”, manifestó Gómez.

LA CLAUSURA

Tras una procesión desde la plaza 25 de Mayo, la plaza de La Recoleta ayer fue el escenario de la clausura del evento que estuvo a cargo de monseñor Fernando Bascopé, Obispo Auxiliar de la Diócesis de El Alto y Obispo Responsable de la Sección Familia de la Conferencia Episcopal Boliviana.

“Deseamos que todas las familias tengan trabajo pero que se pueda equilibrar la vida de familia, la fiesta que es el Día del Señor, el domingo, y también la convivencia en la familia, eso es lo que deseamos: que todas las familias, respondiendo al deseo del Señor, puedan armonizar lo que es la vida en el amor en familia, el trabajo y la fiesta con el Señor”, reflexionó Bascopé.