Internacional

Iglesia de Paraguay defiende habitat de nativos

La iglesia católica expresó hoy su disconformidad con una idea de explotar un cerro de un alejado parque nacional, zona rica en flora y fauna salvaje y además hábitat de nativos, entre ellos la única etnia que vive en estado natural y sin contacto aún con el hombre blanco.

Se trata del Parque Nacional Cerro León, ubicado en el Chaco paraguayo, a 700 kilómetros al oeste de Asunción, cerca de la frontera con Bolivia, y con una extensión de 700 mil hectáreas.

En un comunicado, el Vicariato Apostólico del Chaco, en cuya jurisdicción se encuentra el parque, consideró que una explotación del parque constituirá “un atropello a la naturaleza, a la biodiversidad y hábitat de pueblos silvícolas que viven voluntariamente en aislamiento”.

Al respecto indica que la zona del Cerro León es “tierra ancestral de los totobiegosodes”, de quienes dice que se trata de “hombres que viven donde hay abundantes pecaríes”, una especie de cerdos salvajes que viven en esas espesas selvas.

Fuentes del gobierno anunciaron recientemente la idea de avanzar en parte del parque para explotar las piedras de uno de los pocos cerros que existe en la extensa y llana región del Chaco, además de explorar otras posibilidades minerales.

El proyecto gubernamental motivó de inmediato el rechazo por parte de organizaciones ciudadanas, que han organizado inclusive manifestaciones públicas, a las que ahora se suma la iglesia católica.