Santa Cruz

Iglesia católica, cuenta la realidad de los migrantes bolivianos

Pastoral de Movilidad Humana, Área de Pastoral Social Caritas de la Conferencia Episcopal boliviana. Con un numero cada día mas significativo de salida de connacionales que buscan en la emigración una solución duradera a sus múltiples situaciones que los empujan a tomar esta decisión. Como sabemos el emigrar es un derecho que toda persona tiene y un deber a cumplir por los Estados que deciden quienes van a residir dentro de sus fronteras.

 Por muchos años los países buscaron mano de obra barata, es decir brazos para levantar cosechas o abrir caminos, pero llegaron personas y en muchos de los casos llegaron acompañados de sus familias. Esto no era lo que grandes terratenientes tenían en mente porque significaba para ellos un peso extra, además de tener que contar con condiciones mínimas donde estas familias pudieran vivir. Fue este el caso de la zafra en el chaco o la cosecha de la castaña en el Beni, si hablamos de una migración interna.

 Todo esto sumado a los cambios climáticos que afectaron fuertemente la vida del altiplano sobre todo, y la creciente condición de pobreza que se viene manifestando desde hace un par de años, en todo el país., favoreció a que la persona piense en buscar otro lugar donde sobrevivir, ya sea dentro o por fuera del territorio Plurinacional. Es así, que muchos países vecinos con los cuales siempre se tuvo una migración transitoria normal se ha transformado en una peregrinar cada día mas frecuente en búsqueda de un establecerse ahí donde encuentre trabajo y condiciones mininas de vivienda, educación, etc.

 Algunos de los factores señalados en conjunto con otros hacen que los más vulnerables de nuestra sociedad como son los niños, adolecentes y mujeres, se vean cada día más amenazado por situaciones como es la trata de persona y el tráfico de menores y adolecentes. En los últimos años han aparecido un sin fin de sociedades, fundaciones, organizaciones en pro de la lucha de este flagelo que es la esclavitud moderna como ha sido señalado, pero por los resultados y continuidad de muchas de estas entidades fueron solo captadoras de fondos y ahora han desaparecido. La prevención ha sido uno de los campos más trabajados, pero vemos que estamos todavía muy lejos de hacer algún cambio. Una incidencia buena fue la obtención de un protocolo de asistencia a las víctimas, una ruta critica y una nueva ley integral contra la Trata y el tráfico de personas, la ley N° 263 y su reglamentación.

 Otro de los logros de incidencia de la Iglesia como parte de la sociedad civil, fue que por primera vez se proclamara y promulgara una ley que en principio la Republica de Bolivia y ahora el Estado Plurinacional estaba debiendo de manera esencial para que sus connacionales tuvieran una reciprocidad que garantizara sus derechos y obligaciones, surgió la ley N° 370, “Ley de Migraciones”, se espera con gran expectativas su pronta reglamentación y así su puesta en total ejercicio y aplicabilidad.

Las recientes misiones realizadas en fronteras y en países limítrofes como Argentina y en otros continentes como lo fue en Australia, nos habla de la gran necesidad de estar presente como iglesia de Origen que no abandona a sus fieles nacionales y que ayuda a que sus tradiciones, cultura, lengua y sobre todo la manera de expresar su fe desaparezca en un esfuerzo por integrarse a la sociedad que lo está recibiendo. Si no que al contario todo esto se transforme en un rico aporte por parte de nuestros connacionales al país que lo acoge.

 Una de las grandes constataciones durante estas misiones, es la gran necesidad de Dios que todos nuestros hermanos tienen, no importa donde estén o qué posición tienen dentro de la sociedad o donde están viviendo. La manera de sobrevivir has sido las devociones, es así, que surgieron por todos lados y muchas de ellas llegan a tener cientos de seguidores. ¿Cuál es el reto de nuestra iglesia y de la iglesia de residencia?, es hacer que se mantengan dentro del marco religioso, por que lamentablemente como sucede aquí con las entras folklóricas que son alrededor de alguna celebración religiosa. En el exterior esto se ha comercializado aun mas y hay muchos que viven de la imagen, esto se debe corregir de apoco y con una fuerte catequesis.

 Por último y no menos importante en donde la Iglesia viene incursionando desde hace mucho tiempo que es el campo del refugio. Ya señalamos la importancia de la Ley 251 y de contar con su reglamentación. Aquí la Iglesia a través de la PMH, es el brazo operativo de la CONARE, la Comisión Nacional del Refugiado, que en convenio entre las naciones unidas en su accionar a favor de los refugiados a través del ACNUR, (el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) que en convenio con la Conferencia Episcopal Boliviana establece a la PMH como la agencia implementadora de la acciones del ACNUR, en Bolivia. Esto nos otorga un lugar de privilegio para salvaguardar los derechos y estableces las obligaciones que tienen todos los solicitantes y refugiados.

 Por último podemos señalar que en este año de la fe, en donde hemos seguido como guía el lema sugerido por el Papa Benedicto XVI en su discurso para la celebración del día del migrante 2013 Migrantes: peregrinos de Fe y Esperanza. Es así que, en ese espíritu se realizaron infinidad de buenas cosas que han resultado en beneficio de muchos migrantes y de sus familias, trabajos desarrollados desde la Nacional de la PMH así como, de sus Jurisdicciones en todo el País. Muchos han sido los logros como para discriminar algunos ahora pero podemos decir que con escasos fondos pero con un equipo humano extremadamente celosos de su entrega y servicio a la iglesia es que se han logrado alcanzar gran parte de los objetivos que pretendíamos al inicio de nuestra gestión 2013. Ciertamente algunas cosas fueron quedando en el camino o no se lograron realizar, pero es parte de ese camino que se va eligiendo de acuerdo a las prioridades y necesidades, sin dejar de lado las urgencias que llamaban a nuestras puertas.

 Equipo PMH Nacional

Semana de festejos en honor del día del Migrante a nivel Nacional.