Santa Cruz

Homilía del Cardenal Julio Terrazas, 26-05-2013

Queridos hermanos y hermanas:

Una de las cosas que muchas veces nos falta es la capacidad para decir gracias. Todo le pedimos a Dios, le pedimos casa, les pedimos camiones, le pedimos que haya justicia… ¡qué más! Y muchas veces el Señor nos da, nos reparte y nos ayuda, pero la palabra gracias está ausente. Casi siempre hay algo de interés en nuestra oración. Prendemos una vela, traemos un ramito de flores y le exigímos al Señor, le exigimos a la Virgen que nos haga un milagro.

Qué dificil es poder decir con san Pablo: Lo unico que me interesa es poder decirque yo soy testigo de Jesucristo.

….Que modelo extraordinario para nosotros la Virgen María. Les he dicho que yo inicié mi ministerio y mi servicio aquí en la Arquidiócesis, visitando este santuario. Me acuerdo bien, no se si ustedes se acordaran porque veo que hay mucha juventud. Pero los que ya somos mayorcitos a lo mejor nos acordamos.

Y vine con la sencillez  de un hijo a decirle a la Virgen: aquí estoy, ayudame a hacer lo que tu hijo manda. Y lo que tu hijo manda lo hemos ido descubriendo a lo largo del tiempo, que nosotros nos convirtamos en testigos de la resurreción, en testigos de la vida que sean capaces de dar su vida por que el que songuió vida eterna para todos nosotros.

…….En estos días los periodístas y los analisas se preguntan y me lo preguntaron alguna vez: ¿Cómo le gutaría que lo recuerde su pueblo?, el pueblo de Dios:

Y yo  había respondido entonces y lo ratifico hoy, porque eso no lo he hecho dircurso sino que he tratado de ser consecuentes: que los creyentes de Santa Cruz y de Bolivia por lo menos me recuerden que trate de ser testigo fiel de Cristo, que anuncié a Cristo, que hable de Él, que hice lo posible para hacerlo conocer. Y de eso vengo a decirle gracias a la Virgen, gracias a ella que constantemente ha estado susurrando a mis oídos: Haga lo que mi hijo le manda.

He venido a juntarme con ustedes no para decirles Adios, ha llegado el momento de la separación…. No, seguiremos como pide el Santo Padre, seguiremos anunciando a ese Cristo que sigue siendo hoy  el libertador de todos, el salvador de todos y que nos sigue animando por la solidaridad, por el amor entre todos, hasta entregar la vida por los demás.

No venimos a llorar las penas, venimos a decirle ¡que grande eres tu Señor, qué admirable es tu nombre en toda la tierra”. Tambien entre nosotros debería surgir esa oracion: Qué admirable es el nombre de nuestro Dios, por el cual nos hemos jugado totalmente y al cual hemos querido consagrarle toda nuestra energia y toda nuestra vida y eso no nos impide que en un futuro tengamos que continuar, porque el ser tetigo de Cristo no se acaba cuando se acaba una responsabilidad, hay que seguir siendo cada día más fieles al Señor y más files a la causa que nos ha traido.

Gracias pro estar esta noche para reptir esa palabra de accion de gracias a nuestro Dios, de acción de gracias a nuestra madre, por todo lo que hemos podido vivir este tiempo. Parece poco, sin embargo, 22 años en Santa Cruz no es una cosa pasajera.

Ojalá los más jovenes por lo menos comprendan que vale la pena seguir al Señor, que vale la pena decirle sí al Señor y entregar la vida a los 15, a los 20 o 30 años.. pero entregarla para siempre, sin retisencias y sin andar buscando recompensas materiales. Vale la pena, es un desafío que hay que aceptarlo, sobre todo en estos momentos en que el Santo Padre nos pide a todos humildad y valentía, sencillez y audacia….

Es bueno cambiar, el Cardenal ha estado primero en Vallegrande por supuesto, no faltaba más, hemos estado en La Paz, en Oruro y Santa Cruz y de Santa Cruz el Santo Padre no se ha conformado con decir: “Usted quédese ahí”. Me ha dado esa gran responsabilidad que se mantiene de seguir asesorando al Santo Padre en los asuntos universales de la Iglesia.

Osea que el aceptar la renuncia por parte del Papa, no es decirme: oiga, usted ya no tiene nada que hacer, no, seguiremos concentrados y para eso les pido su oración, para que el Señor, si Él lo desea, me siga manteniendo y dandome la salud que necesito.

Muchas gracias.