Internacional

GUATEMALA: SACERDOTE GOLPEADO Y ULTRAJADO EN LA DIÓCESIS DE SAN MARCOS

Rescatado por otro sacerdote y unas religiosas en Tejutla

(SAN MARCOS)  El día 21 de julio, un sacerdote guatemalteco fue salvajemente golpeado y ultrajado en el lugar conocido como Los Arcos, por un grupo de estudiantes y personas embriagadas de alcohol.

El obispo de San Marcos, monseñor Alvaro Ramazzini, el presbiterio y los religiosos de la diócesis hicieron pública una nota este 22 de julio en la que muestran su temor por la vida del sacerdote, a quien los agresores han amenazado de muerte.

El día 21 de julio –informa a ZENIT la diócesis de San Marcos–, tras llevar a una persona a Tejutla, cerca del lugar conocido como Los Arcos, “yendo en su vehículo, el padre Severiano  Cardona  trató de rebasar a otro vehículo que iba delante del suyo, con estudiantes a bordo. El conductor no  dejó rebasar  al padre Severiano a pesar de haber tocado la bocina y usado las luces altas”.

Un trecho más adelante, un grupo de personas detuvieron al padre Severiano, “lo obligaron a bajar de su vehículo, lo comenzaron a golpear, lo amarraron”, lo arrojaron a la parte de atrás de su propio vehículo conducido por uno de los jóvenes.

“Se lo llevaron a un paraje cercano a Tuisincé, en donde un grupo de personas, entre las cuales había algunos embriagados, permitieron que un joven lo golpeara en la cara, lo tirara al suelo para patearlo en las costillas y en su cabeza”, sigue el relato.

Este grupo de personas lo retuvo “acusándolo con la flagrante mentira de haber intentado una violación, echándole aguardiente en la cara para simular que el sacerdote estaba borracho y hasta pensando dejarle una pistola dentro de su vehículo para aumentar las mentirosas acusaciones”, precisa la nota de la diócesis de San Marcos.

Después de cuatro horas de retención y, gracias a la presencia del sacerdote coadjutor  de la parroquia de Tejutla y unas hermanas religiosas de la misma parroquia y a miembros de la policía nacional civil, el padre Severiano fue dejado en libertad, malamente golpeado y vejado.

La diócesis de san Marcos “ante el atropello, vejámenes, retención contra su voluntad y la paliza salvaje e irracional que un grupo de personas, presumiblemente vecinos de la aldea Tuisincé, del municipio de Tejutla, ocasionaron al padre Severiano Cardona, párroco de Tajumulco, sacerdote íntegro y ejemplar”, hace una serie de manifestaciones.

En primer lugar, su “indignación y condena del hecho sucedido”, así como “el perdón a quienes lo hicieron pues esto es lo que manda el Señor Jesús a quienes somos sus discípulos”.

Junto a ello, “la decisión de llevar este hecho ante los tribunales de justicia para que se investigue quiénes fueron los responsables y reciban el castigo legal por el delito cometido. El perdón no contradice la aplicación de la justicia”.

Así mismo, la diócesis manifiesta “la preocupación por la indefensión en que se encuentran los ciudadanos honestos ante grupos de personas que bajo el pretexto de defender sus derechos lesionan los de los demás llegando a extremos irracionales de violencia”.

Si esto hicieron con un sacerdote católico, puntualiza la nota, “¿qué no podrán hacer contra cualquier otro ciudadano?”.

El obispo de San Marcos, monseñor Álvaro Ramazzini, junto al presbiterio y los religiosos de la diócesis, rechaza totalmente “las mentiras y engaños con las que las personas responsables de lo sucedido al padre Severiano quieren encubrir su delito”.

Piden “a las autoridades responsables que con una vigilancia constante protejan el derecho a la libre locomoción que todo ciudadano guatemalteco tiene en este país”.

Hacen un llamamiento “a la solidaridad y compromiso moral en contra de la violencia a quienes se consideren ciudadanos responsables y sobre todo cristianos”.

Expresando su preocupación “por la integridad física del padre Severiano pues algunas personas del grupo que lo vejó, lo golpeó y lo retuvo contra su voluntad lo amenazaron públicamente de muerte”.

Y concluyen afirmando que “si algo sucediera en el futuro al padre Severiano haremos caer la responsabilidad sobre estas personas”.

.-