Oruro

FUNDACIÓN VIDA Y FAMILIA SE PRONUNCIA EN DEFENSA DE LA VIDA Y RECHAZA EL ABORTO

La Iglesia Católica se pronunció a favor de la vida, rechazando el aborto, determinaciones que se dieron a conocer por la Fundación “Vida y Familia”, en el V Encuentro Nacional que se realizó en la ciudad de Cochabamba, donde el Obispo de la Diócesis de Oruro Monseñor Cristóbal Bialasik aseguró que “como mujeres y hombres de fe, tenemos conciencia de que la despenalización del aborto sería legalizar un crimen abominable”.

La primera autoridad eclesial del departamento, explicó que a nivel nacional e internacional luchan sistemáticamente por la legalización y la difusión del aborto en el mundo, pero que esto va en contra la cultura de la vida.

Dijo que el Beato Juan Pablo II, en su luminosa Carta Encíclica indica que “El Evangelio de la vida” nos decía: “En la decisión sobre la muerte del niño aún no nacido, además de la madre, intervienen con frecuencia otras personas de esta forma se hiere mortalmente a la familia y se profana su naturaleza de comunidad de amor y su vocación de ser santuario de la vida”. (cf. Evangelium vitae, n º 59).

Así también sostiene que presiones a veces provienen de un contexto más amplio de familiares y amigos. También son responsables los médicos y el personal sanitario cuando ponen al servicio de la muerte. Explicó que los promotores de esta despenalización, la promueven presentando abultadas estadísticas de un supuesto alto índice de mortalidad materna, que sería el resultado de prácticas ilegales de abortos, y con el argumento que con dicha despenalización habría una disminución de los mismos.

“Quienes estamos comprometidos en la defensa de la vida desde su concepción hasta la muerte natural, refutamos tremenda falsedad, porque no es que la mortalidad materna sea a causa del aborto, sino que tiene relación con otros factores como enfermedades recurrentes, desnutrición y violencia intrafamiliar”, dijo Bialasik, señalando también que está demostrado que el aborto es cuatro veces más riesgoso que un parto.

Asimismo dijo que despenalizar el aborto, sería legitimar la forma de violencia más brutal no sólo en contra del niño por nacer, sino en contra de la misma mujer, tanto en lo físico, como psicológico y espiritual.

“Consecuencias que afectan enormemente la salud física, comprometiendo el área ginecológica, endocrinológica y neurológica de la mujer que se encuentran respaldadas científica y médicamente”, aseguró.

Sostuvo que existen países en los que la ley protege la vida sin permitir la práctica del aborto, presentan bajos índices de mortalidad materna, lo cual demuestra que la despenalización del aborto no disminuye los índices de mortalidad, por lo que en lugar de despenalizar el aborto se debe fortalecer y mejorar, la calidad de los servicios de salud a la mujer en gestación, y los servicios de parto y puerperio.