Internacional

Francisco, artífice de un histórico rezo por la paz

(Ciudad del Vaticano) El papa Francisco, el presidente israelí Shimon Peres, el primer mandatario palestino Mahmud Abás y el patriarca Bartolomé de Constantinopla celebraron en los jardines del Vaticano una oración por la paz, convocada por el Santo Padre en su viaje a Tierra Santa.

Al concluir la ceremonia, en la que cada una de las delegaciones rezó según su creencia religiosa, Francisco recordó que “para conseguir la paz, se necesita valor, mucho más que para hacer la guerra. Se necesita valor para decir sí al encuentro y no al enfrentamiento; sí al diálogo y no a la violencia; sí a la negociación y no a la hostilidad; sí al respeto de los pactos y no a las provocaciones; sí a la sinceridad y no a la doblez. Para todo esto se necesita valor, una gran fuerza de ánimo“.

La ceremonia empezó con una introducción musical y después hubo una mención a que “israelíes, palestinos, judíos, cristianos y musulmanes se encuentran reunidos para ofrecer su oración por la paz en Tierra Santa y para todos sus habitantes”.

El lugar elegido, que carece de connotaciones religiosas, es una zona de césped con forma triangular situada entre la Casina Pio IV, sede de la Academia Pontifica de las Ciencias, y los Museos Vaticanos, rodeada de arbustos y con vistas a la cúpula de San Pedro.

Antes del comienzo de esta celebración, el papa Francisco había pedido en su cuenta de Twitter: “Que todos los hombres de buena voluntad se unan a nuestra oración por la paz en Medio Oriente”.

La ceremonia se desarrolló en tres actos, el primero dedicado a la comunidad judía, el segundo a la cristiana y el tercero a la musulmana, según el orden cronológico del origen de estas confesiones.

En cada uno de esos actos se rezó una oración de agradecimiento por la Creación donde se resaltó que “todos somos hermanos”, después se pasó a pedir “perdón por los pecados cometidos” y finalmente llegó la “invocación” de la paz.

Durante la ceremonia hubo momentos de meditación y varias piezas musicales interpretadas en directo. Para la parte de los judíos se eligieron textos extraídos de salmos, mientras que para la invocación de la paz se leyó una oración del rabino Nahman de Breslau.

Para el momento dedicado a la comunidad católica se eligió la oración del Mea Culpa que pronunció en 2000 san Juan Pablo II, mientras que para pedir la paz se leyó un escrito de San Francisco de Asís. Para la comunidad musulmana los textos elegidos se inspiraron en el Corán.

Francisco, Abás y Peres pronunciaron como cierre unos discursos y después realizarán un “gesto de paz” con un apretón de manos y plantarán juntos un olivo. Posteriormente se reunieron en privado en la Academia pontificia de las Ciencias, a pocos pasos del lugar de la ceremonia.