Internacional

EXPRESAN SOLIDARIDAD CON OBISPO ATACADO POR PROPONER AYUDA A HOMOSEXUALES

La organización Es posible la Esperanza (EPE) expresó su solidaridad con el Obispo de Alcalá de Henares (España), Mons. Juan Antonio Reig Pla, tras la seguidilla de ataques que recibió luego de publicar una sección en la que ofrece recursos y documentos de ayuda para homosexuales. Asimismo exhortó a más personas a expresarle su cercanía y apoyo.

A finales del mes de junio el Obispado de Alcalá de Henares publicó una sección en su sitio web titulada “Homosexualidad y esperanza” http://www.obispadoalcala.org/homosexualidad.html dirigida a laicos, religiosos, diáconos y sacerdotes, para ayudar a las personas homosexuales.

El apartado tiene una introducción que manifiesta un “exquisito respeto por todas las personas” y en donde se señala que es posible revertir la homosexualidad y que los recursos y el material presentado pueden contribuir en esta tarea.

Esta nueva sección generó una serie de ataques de algunas minorías y de la prensa secular española que citó a personajes como Pedro Zerolo, ideólogo homosexual del PSOE quien señaló que el “remedio” a esta visión sobre la homosexualidad es la controvertida asignatura de Educación para la Ciudadanía.

La EpC es una asignatura obligatoria impuesta por el gobierno socialista español en 2006. Presentado como un curso de cultura cívica, sus críticos denuncian que promueve el laicismo, la ideología de género, y el aborto; y no respeta el derecho de los padres de familia a educar a sus hijos de acuerdo a sus convicciones.

Ante los ataques, EPE señaló que el Obispo Reig Pla “ha tenido el valor de abrir en la Página Web de la Diócesis una sección en torno a la AMS (atracción a personas del mismo sexo): ‘Homosexualidad y Esperanza’”

“Esta valentía, siendo absolutamente necesaria y urgente, sin embargo no es muy común entre nuestros queridos Pastores, a veces por desconocimiento sobre este tema y su trascendencia y a veces por sentirse solos ante la persecución que esto supondría. Pero no podemos pedir valentía a nuestros queridos Pastores si nosotros mismos no estamos dispuestos a apoyarlos y dar la vida, si fuera necesario, por ellos en la defensa de la verdad sobre la AMS. Es por esto por lo que desde EPE queremos felicitar a Mons. D. Juan Antonio y animarle a seguir adelante desde nuestro trabajo y compromiso”.

Asimismo, el P. Antonio, Coordinador de EPE anima a escribirle al Obispo para expresarle su apoyo y solidaridad a la siguiente dirección: diocesis@obispadoalcala.org 

En la nueva sección sobre la homosexualidad del sitio web de la diócesis de Alcalá de Henares se puede consultar, entre otros, diversos textos bíblicos citados en el Catecismo de la Iglesia, los numerales del Catecismo que explican la enseñanza católica sobre la homosexualidad, diversos documentos de la Santa Sede, y documentación referente a la legalización de las uniones de personas del mismo sexo.

La presentación de esta sección concluye con una cita del documento “Sexualidad humana: Verdad y Significado” del Pontificio Consejo para la Familia en el que se señala que “en lo referido a los menores de edad conviene recordar que ‘los padres, por su parte, cuando advierten en sus hijos, en edad infantil o en la adolescencia, alguna manifestación de dicha tendencia o de tales comportamientos, deben buscar la ayuda de personas expertas y calificadas para proporcionarle todo el apoyo posible’”.

La enseñanza de la Iglesia sobre la homosexualidad

La enseñanza católica respecto de la homosexualidad está resumida en tres artículos del Catecismo de la Iglesia Católica; 2357, 2358 y 2359. En estos artículos la Iglesia enseña que:

Los homosexuales “deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta”.

La homosexualidad, como tendencia es “objetivamente desordenada”, que “constituye para la mayoría de ellos (los homosexuales) una auténtica prueba”.

Apoyado en la Sagrada Escritura “la Tradición ha declarado siempre que “los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados”, “no proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual” y por tanto “no pueden recibir aprobación en ningún caso”.

“Las personas homosexuales están llamadas a la castidad” y “mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana”.

 

.-