Análisis

EVO MORALES, DOCTOR HONORIS CAUSA

Con el de ayer, en Córdoba, ya son una docena de universidades que conceden a Evo Morales, el título de Doctor honoris causa.

En términos académicos y de valor personal, este título honorífico tiene un significado trascendental y de honor para la Universidad que lo concede y para la persona que lo recibe. Es obvio, que cuanto más prestigio tiene esta Universidad, más valor tendrá este doctorado.

La Universidad Nacional de Córdoba ocupa un sitial eminente entre las universidades de Latinoamérica y quizá es la más prestigiosa de América del Sur. Lo que más se menciona cuando se habla de ella es que lideró históricamente la reforma universitaria que incluye la autonomía universitaria, que fue repetida literalmente por todas las universidades estatales en el continente. Este hecho es considerado decisivo para la historia latinoamericana de la educación superior y el desarrollo del pensamiento en aulas donde se instaló la libertad. Además de este hito, la Universidad Nacional de Córdoba es la primera fundada en Argentina y la cuarta en América.

El nuevo título universitario de Evo Morales es, con seguridad, el más importante de cuanto recibió, sin quitar, o dándoles su verdadero valor, a los otros.

El lleno completo del paraninfo de la Universidad y los aplausos que interrumpían la disertación del Presidente de Bolivia, lo motivó a decir en tono de broma que “ni en Bolivia me quieren tanto como en Argentina”.

El público formado por catedráticos, estudiantes y otras personas, entre ellas las madres y abuelas de Plaza de Mayo, tenía esa singular apariencia de los intelectuales argentinos, a quienes Morales relató pasajes de su vida personal, sindical y política, sazonados por las medidas de su gobierno como la nacionalización de los hidrocarburos y otros.

Probablemente fue uno de los actos más gratificantes para el Presidente, tanto por el calor de los asistentes dentro y fuera del paraninfo, como por la importancia de la institución que lo homenajeaba.

El texto de la resolución del consejo universitario cordobés, las palabras de la rectora y las del Presidente boliviano expresaban los grandes valores que debe tener un servidor público.

Sólo se espera que esas expresiones sean verdaderas en todos los actos del Presidente y sus colaboradores.