Cochabamba

EVO CRITICA A LA IGLESIA Y ANUNCIA RETIRO DE EMBAJADA EN PARAGUAY

El presidente Evo Morales dijo ayer en Argentina ser católico, pero que se sentía decepcionado de la Iglesia Católica por el respaldo que ésta dio al nuevo Gobierno de Paraguay, postura que a su criterio se replicó en Bolivia con el conflicto policial que se vivió en pasados días y tenía aprestos golpistas.

Asimismo, el Mandatario anunció que retirará la Embajada de Bolivia en Paraguay y se suspenderán las relaciones diplomáticas con ese país, mientras esté un Presidente producto de “un golpe congresal”.

Morales afirmó, en una entrevista a radio Nacional de Argentina, que la Iglesia Católica apoya a la derecha, ya que respaldó al presidente paraguayo Federico Franco, quien fue designado por el Senado de ese país para reemplazar al destituido Fernando Luego.

“Soy católico, pero estoy decepcionado de la Iglesia Católica. En Paraguay, fue la primera en reconocer al Gobierno de Franco.

Y el jueves de la semana pasada, en Bolivia, bendijeron el motín policial, al día siguiente se producen agresiones, quemas. Estoy sorprendido por las andanzas de algún sofista de la Iglesia Católica, que toda Sudamérica desconozca al Gobierno de Paraguay, pero desde el Vaticano se lo reconozca”, expresó.

Morales participó ayer en Mendoza, junto a los otros mandatarios, de las cumbres del Mercado Común del Sur (Mercosur) y de la Unión Suramericana de Naciones (Unasur), donde analizaron la salida de Lugo del Gobierno de Paraguay.

“Estoy sorprendido porque desde toda Sudamérica se desconoce el Gobierno paraguayo actual, pero desde el Vaticano se lo reconoce”, dijo el Mandatario.

El pasado domingo, el representante del Vaticano en Paraguay, el Nuncio Apostólico Eliseo Ariotti, se reunió en Palacio de Gobierno con el presidente Franco para “honrar a las (nuevas) autoridades del país”, tras la suspensión de Lugo como mandatario paraguayo.

Respecto a su posición sobre Federico Franco, en declaraciones a Telesur, recordó que era un opositor a la gestión de Lugo que también coordinó acciones con la oposición boliviana. “Ha sido responsable de dar asilo a un delincuente político que escapó de Bolivia, yo no podría entender que Paraguay sea igual que Estados Unidos, que es la cueva de los delincuentes. Un país corrupto”, agregó en alusión al refugio otorgado al gobernador suspendido de Tarija Mario Cossío.

Dijo también que “cuando el pueblo está arrinconado por el Estado colonial, no aparece la Iglesia Católica. Pero cuando el pueblo arrincona al Estado colonial, aparece el padre orando por los dirigentes”.

“Lo viví como dirigente sindical. Cómo la Iglesia puede bendecir un paro armado, sublevación inconstitucional y al día siguiente, con esa bendición, asaltaron. Es para reflexionar”, afirmó Morales, de acuerdo al reporte.

Estas mismas denuncias las reiteró el Presidente en el encuentro que tuvo anoche con miembros de la comunidad boliviana residentes en Mendoza, en la localidad de Las Heras.

Morales dijo que es su obligación informar a los residentes bolivianos en otros países cómo está el país. Luego de dar cifras sobre la inversión pública y las reservas internacionales, se refirió sobre los intentos de desestabilización que enfrentó, “al menos en tres oportunidades”, impulsados por grupos de “la derecha” que quieren volver al pasado de las privatizaciones y de “la entrega de los recursos naturales a las transnacionales”.

Se refirió con detalles al amotinamiento de policías de baja graduación, movilizados por ajustes salariales, demanda que, según dijo, fue aprovechada por esos grupos para conformar un escenario de golpe de Estado, apoyados por “malos policías”.

El senador del Movimiento Al Socialismo (MAS) Adolfo Mendoza criticó ayer la actitud de la Iglesia Católica que, a su juicio, defiende a los grupos de derecha, como lo señaló el presidente Evo Morales.